Cómo utilizar un termómetro para bebé

Última actualización: 14.06.24

 

Los termómetros para bebé son un instrumento de medición que no puede faltar en ningún hogar, ya que no sabemos cuándo podemos llegar a necesitarlos.

Los modelos son variados, al igual que la tecnología con la que han sido provistos, ofreciendo por lo general un funcionamiento bastante intuitivo.

Si quieres conocer más acerca de ellos, te convendría continuar leyendo el siguiente apartado, en el que te contamos paso a paso cómo utilizar un termómetro para bebé.

 

Extrae el termómetro del paquete

Una vez tengas en tu manos el paquete de compra, deberás abrirlo para así extraer el termómetro. De esta manera, podrás verificar el buen estado de la estructura, siendo necesario asegurarse que no tenga ningún tipo de rasguño o hendidura. Asimismo, verifica si las baterías necesarias para su funcionamiento han sido incorporadas. De ser asi, podrás pulsar el botón de encendido para corroborar que el aparato se encuentra operativo. Finalmente, revisa que el fabricante haya anexado el respectivo manual de instrucciones.

 

Lee el manual de instrucciones

Sin duda alguna, el uso de un termómetro para bebé puede parecer una tarea bastante sencilla e incluso intuitiva para cualquier padre, pero nunca está de más leer el manual de instrucciones anexado con la compra. En este sentido, podrás familiarizarte con el funcionamiento del dispositivo, conocer aspectos como el tiempo de medición que proporciona a nivel corporal, del agua o del ambiente, el tipo de lectura en grados Centígrados o Fahrenheit, el método de limpieza y almacenamiento, entre otros.

 

Desinfecta el termómetro

Si tu termómetro posee bulbo, tendrás que desinfectarlo con alcohol para eliminar cualquier bacteria que en él se encuentre. Recordemos que este tipo de instrumentos estará en contacto directo con la boca o el área anal del pequeño, que son bastante propensas a captar algún tipo de infección.

Por su parte, los dispositivos con estructura compacta que se colocan en la bañera para medir el agua o en la habitación del niño requieren de otro tipo de limpieza que puedes realizar con un paño y detergente neutro, siendo cuidadoso de secarlos correctamente tras cada uso. El mismo caso ocurre con los equipos ultrasónicos.

 

 

Enciende el dispositivo

Todos los termómetros cuya alimentación depende de una pila alcalina o de litio necesitarán ser encendidos mediante un botón incorporado en su estructura. Así que deberás coger el termómetro, identificar el interruptor y presionarlo hasta que la pantalla se ilumine.

 

Mide la temperatura

En caso de que tengas un termómetro digital, tendrás que colocarlo bajo la lengua, en la axila o en la región anal. Después, deberás esperar a escuchar el respectivo pitido de finalización de la medición, para así visualizar la temperatura en grados Centígrados o Fahrenheit.

Si el termómetro es de pegatina, sólo deberás colocarlo en la frente y esperar a que marque la medición. Por su parte, los dispositivos dispuestos para el agua de la bañera o la temperatura de la habitación simplemente van marcando en la pantalla la medición actual.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS