Preguntas más frecuentes sobre Mordedores Para Bebé

Última actualización: 28.05.24

 

Q1: ¿Cómo utilizar un mordedor para bebé?

Lo primero que se debe hacer es esterilizar el mordedor. Para ello, hay que verificar que la estructura y sus materiales son aptos para someterse a dicho proceso, ya que algunos modelos no podrán exponerse a temperaturas muy altas por mucho tiempo. Así, puede que el proceso de desinfección implique pasar un paño con alcohol y dejar secar.

Si es de los modelos que pueden refrigerarse, debe consultarse, en el manual de instrucciones, el tiempo que el producto puede permanecer en el congelador. Igualmente, para la limpieza, algunos mordedores pueden colocarse en el lavavajillas, mientras otros requieren el lavado manual. Al momento de iniciar al niño con el uso del producto, se debe supervisar el proceso y observar su reacción, ya que es posible que la forma, temperatura o demás características del artículo le resulten extrañas al primer contacto.

Q2: ¿Cómo esterilizar un mordedor para bebé?

Para esterilizar el mordedor, deberás verter agua en una olla y colocarla sobre la hornilla, hasta que alcance su punto máximo de ebullición. De esta manera, podrás apagar el fuego e introducir el mordedor en la respectiva olla. Después, coloca la tapa y deja reposar, por al menos cinco minutos.

Pasado dicho tiempo, podrás retirar el mordedor del agua y colocarlo sobre un paño absorbente para que se seque. Ten presente que los modelos fríos no pueden ser esterilizados, por lo que deberás limpiarlos con un paño suave y, si lo deseas,  aplica una solución de agua con alcohol, para una mejor desinfección.

 

Q3: ¿Cómo hacer un mordedor para bebé?

Si planeas hacer un mordedor casero para tu bebé, te gustará saber que tienes muchas opciones rápidas y sencillas para llevar a cabo tu creación. Sólo debes revisar en la web algún portal especializado en la confección de este tipo de productos, seleccionar el diseño que más te agrade y adquirir los respectivos patrones, para proceder a cortarlos sobre la tela.

Después, une las piezas con hilo y aguja manualmente o puedes hacer uso de la máquina de coser. En el interior del mordedor, puedes colocar granos de arroz o algodón. Recuerda cuidar los acabados en cada una de las uniones, para evitar la ruptura de la estructura, debido a la constante manipulación por parte del niño.

 

Q4: ¿Cuándo usar un mordedor para bebé?

Los expertos de la salud recomiendan el uso del mordedor para bebé a partir de los tres meses de edad, que es el momento en el que, generalmente, comienzan a brotar los primeros dientes en los infantes. Así, se pueden estimular las encías, aliviar la comezón y refrescarlas, según sea el modelo. 

 

Q5: ¿Cuándo debe cambiarse un mordedor para bebé?

Los mordedores para bebé están diseñados para ser usados de acuerdo al brote de los dientes del infante, por lo que deberás estar atento para realizar el cambio. Por ejemplo, según los expertos, los primeros dientes en comenzar a brotar son los incisivos, para lo que resulta conveniente un mordedor de goma entre los cero y cuatro meses.

Después, iniciará el brote de los premolares y el uso de un mordedor refrigerante será lo más adecuado, ya que ayuda a desinflamar la encía y alivia la comezón. Por su parte, los mordedores didácticos son el mejor aliado de los niños a partir de los seis meses de edad, porque durante esta etapa comienzan a aparecer los molares.

 

Q6: ¿Qué es mejor, un mordedor para bebé de silicona o de madera?

Tanto los mordedores de silicona como los de madera son aconsejables para los bebés. Sin embargo, poseen algunas diferencias. Por ejemplo, los diseños de silicona son más suaves y se adaptan mejor a la encía que los de madera natural. Por su parte, con estos últimos, no corres el riesgo de exponer al niño a ningún tipo de agente tóxico presente en el material sintético, pero si no eres cuidadoso al lavarlos, puede generarse moho en la superficie.

Q7: ¿Qué tiene en su interior un mordedor para bebé frío?

Quizás has escuchado acerca de los mordedores fríos o refrigerantes, como también se les conoce. Se trata de una pequeña estructura en polímero alimentario de gran flexibilidad, que lleva en su interior agua destilada y que debe ser colocada en la nevera previamente para que se enfríe. De esta manera, le brindas a las encías del pequeño un gran alivio, especialmente durante los primeros cuatro meses de edad, que es el momento en el que comienzan a brotar los dientes.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS