¿Cómo diferenciar el sangrado de implantación de la regla?

Última actualización: 15.06.21

 

En algunas mujeres se produce una falsa regla causada por la implantación del óvulo fecundado en el útero. La razón de la confusión es que puede coincidir con los días en que corresponde el inicio de la menstruación. Pero, existen algunas diferencias claras que nos ayudarán a reconocer que se trata del sangrado de implantación.

 

La creación de un nuevo ser humano es un proceso milagroso y detallista, pero muchas veces lo pasamos desapercibido y ni nos preocupamos por saber lo que sucede en el cuerpo. Así que, olvidamos las clases de biología del instituto y poco nos detenemos a analizar lo que en realidad significa el proceso de reproducción, hasta que estamos en la planificación de un embarazo.

Ahora bien, si has decidido concebir de forma natural debes saber que desde el momento en que se produce el coito y la fecundación del óvulo pueden pasar varios días, dependiendo de tu fecha de ovulación.

Cuando el óvulo es liberado por los ovarios este se aloja en las trompas de falopio para esperar ser fecundado por un espermatozoide. Sin embargo, en cada caso el tiempo transcurrido puede variar, por lo que no se puede determinar con exactitud cuándo se produce la fecundación.

 

¿Cuándo se produce la implantación?

Una vez que el óvulo es fecundado, este empieza su recorrido hacia el útero siendo direccionado por los cilios que favorecen su desplazamiento. Durante este proceso el óvulo se va transformando y cuando se produce la implantación es un blastocisto de 5 días. 

Por lo tanto, entre la salida del gameto desde las trompas de Falopio hasta llegar al útero pueden transcurrir entre 6 y 10 días aproximadamente para dar paso a la implantación. Así, cuando el óvulo llega al útero se anida en el tejido de la cara interna uterina y puede romper algunos vasos sanguíneos, siendo ese momento cuando se produce el sangrado de implantación.

Al respecto, es importante acotar que la implantación es un proceso totalmente indoloro, pero en algunos casos se presentan estas manchas o un sangrado que puede ser confundido con la menstruación.

Diferencias entre regla e implantación

Aquí te explicamos 6 diferencias concretas entre la regla y el sangrado de menstruación.

  • Color: El sangrado de la regla tiende a ser de color rojo intenso, mientras que el manchado de implantación puede ser de color rosa o marrón, siendo la principal diferencia con la menstruación.
  • Duración: Si te preocupa cuánto dura el sangrado de implantación, debes saber que al contrario de la regla, que dura entre 3 y 7 días, el flujo marrón de la implantación dura entre 24 a 48 horas. Incluso, en algunos casos el tiempo puede ser menor. 
  • Cantidad: El sangrado de implantación no es abundante, pues se trata de manchas. Por su parte, en la menstruación hay una pérdida mayor de sangre acompañada en algunas ocasiones de coágulos.
  • Cólicos: La implantación es un proceso indoloro y muchas veces imperceptible para las mujeres, a diferencia de la menstruación en la que se pueden presentar cólicos fuertes. 
  • Aumento gradual: Si el sangrado es debido a la regla, este puede empezar con un pequeño flujo marrón que va aumentando gradualmente hasta llegar al sangrado abundante y de color granate. Por su parte, en la implantación el flujo no aumenta y se perciben las manchas en la misma cantidad durante el tiempo que puede durar. 
  • Uso de toallas sanitarias y tampones: Con el sangrado de implantación es suficiente usar ropa íntima de algodón y, si quieres, un protector mientras duran las manchas. Pero, con la regla es necesario usar toallas sanitarias o tampones que absorban el flujo menstrual e impidan el paso hacia la ropa. 

 

¿Existen síntomas de implantación?

De acuerdo a lo que explican los ginecólogos, no se siente dolor por la implantación del óvulo fecundado y, como ya mencionamos, la mayoría de las veces pasa totalmente desapercibida para las mujeres, quienes se dan cuenta del embarazo después de varias semanas o en el siguiente retraso de la menstruación. 

Sin embargo, hay algunos signos comunes en una población de mujeres embarazadas y consistentes en la fase de implantación. A continuación mencionamos los principales:

  • Senos hinchados o muy sensibles
  • Somnolencia
  • Cólico en el área abdominal
  • Dolor de cabeza
  • Manchas marrones

Para tener una idea más clara de cómo son las manchas en internet hay muchas fotos de sangrado por implantación de mujeres que han compartido las imágenes en foros de embarazo y maternidad, pues han tenido la misma preocupación por sangrar en el embarazo.

 

Muchas dudas…

No podemos negar que el embarazo genera expectativas en las familias y principalmente temores en las futuras madres. Pues, es muy común que lleguen a la consulta ginecológica algunas primerizas nerviosas diciendo “he visto sangre al limpiarme después de orinar”.

Al respecto, la ginecóloga Nadia Caroppo y la embrióloga Sara Salgado comentan que el sangrado en el embarazo es más común de lo que pensamos y no siempre está relacionado con un aborto espontáneo o problemas con la gestación.

Esto sucede frecuentemente en las mujeres que están acostumbradas a tener sangrado entre reglas, debido a algún desorden hormonal o cambios durante la ovulación. De hecho, el sangrado del embarazo en los primeros días podría no ser la única pérdida durante la gestación, podrían ocurrir algunas manchas en los trimestres posteriores, por razones relacionadas con la sensibilidad del cuello del útero o infecciones.

En este sentido cabe la posibilidad de pensar que puedes estar embarazada y reglar. Sin embargo, las especialistas enfatizan en que no es una menstruación como tal y ver gotas de sangre en varias etapas del embarazo no significa que vas a tener la regla todos los meses, como si no estuvieras embarazada. 

Cuidados a tener cuenta

Si el sangrado vaginal que experimentas en las primeras semanas del embarazo es abundante y está acompañado de cólicos fuertes, debes consultar a tu médico para descartar que se trate de un aborto espontáneo.

Asimismo, debes saber que después de las relaciones sexuales o de un éxamen pélvico realizado por tú médico puedes ver manchas de sangre, lo cual es normal, pues se produce por un traumatismo en el cuello uterino. Este sangrado no es abundante ni duradero, así que no hay razones para preocuparse.

Otra razón por la que puedes presentar un sangrado es por una infección vaginal durante la gestación, y al ser tratada con antibióticos cederá, manteniendo una vigilancia médica.

Por lo tanto, en este caso ni en ninguna otra situación de sangrado durante el embarazo se aconseja el uso de tampones absorbentes o de duchas vaginales. Lo que puedes hacer es anotar las características del sangrado: si es abundante, qué color tiene, duración, qué actividades físicas has realizado recientemente, entre otros datos que puedan ayudar al doctor a definir la causa de la hemorragia y tomar las medidas necesarias. 

En algunos casos de sangrado asociado al dolor pélvico, los doctores pueden recetar reposo, algunos analgésicos y hasta el uso de una faja de embarazo (en este enlace encuentras varios productos para elegir) para aliviar el dolor. 

Pero, si se trata de situaciones más graves como desprendimiento de un embarazo ectópico, será necesaria una intervención quirúrgica para no poner en riesgo la vida de la mujer.  

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments