17 semanas de embarazo

Última actualización: 28.09.21

 

Las semanas del segundo trimestre del embarazo pueden ser las más relajadas de la gestación, pues ya se han superado las terribles náuseas matutinas y la tripa tiene un tamaño confortable para mantener una rutina normal. Pero, hay cambios en el cuerpo de la mujer y otros síntomas característicos de esta etapa. Aquí te decimos cuáles son.

 

Tu embarazo de 16 semanas sigue avanzando, haciéndote sentir nuevas experiencias. Ahora la semana 17 de embarazo está encabezada por los cambios emocionales de la mujer, humor variable y emociones a flor de piel que son el resultado de la alteración de las hormonas que están buscando un equilibrio. 

Físicamente, para la mujer, las 17 semanas de embarazo no han impactado completamente en su figura, pues aun cuando el bebé está creciendo puede que la tripa no haya crecido tanto y todavía le sirva la ropa previa al embarazo. Por lo tanto, puede sentirse bastante cómoda y mantener el ritmo normal de su rutina, enfocándose en mejorar su alimentación y conservar hábitos saludables para el bebé de 17 semanas de gestación.

 

4 meses de embarazo: ¿cómo está el bebé?

En este momento el feto de 17 semanas tiene una gran actividad, pues se mueve de arriba a abajo y hacia los lados en todo el útero. Por lo tanto, seguramente, te estarás preguntando ¿cuánto mide un feto de 17 semanas? y la respuesta es que tiene una longitud de unos 11 a 13 cm. 

En realidad, el tamaño del feto de 17 semanas es muy parecido al de una cebolla mediana, por lo que se le hace muy fácil moverse con total libertad y retorcerse.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que en un embarazo múltiple estos parámetros cambian, pues si se trata de un embarazo gemelar de 17 semanas los fetos se mantienen la mayor parte del tiempo con los brazos doblados y en una posición semiflexionada. 

Pero, volviendo a un embarazo de 17 semanas simple, podemos enfocarnos en el desarrollo del feto en el cuerpo de la madre, pues en la ecografía de la semana 17 se puede observar que el feto pesa entre 100 y 140 g aproximadamente. Asimismo, se determina la medida del fémur, el cual debe tener unos 2,4 cm de longitud. 

Otro cambio en el feto es que ahora puede abrir la boca y tragar líquido amniótico que desechará por la orina. Mientras tanto, en su boca se están desarrollando las papilas gustativas, aunque no pueda percibir sabores todavía.

De igual forma, sus pulmones están en desarrollo, ramificándose, y las células están segregando un flujo que sale de los pulmones cuando el feto practica movimientos respiratorios.

Previamente, en la semana 16 de embarazo, se comenzó a formar una capa de tejido graso bajo la piel del bebé y en la semana 17 continúa aumentando este tejido, que protegerá al pequeño del frío. Además, la capa de la piel sigue siendo muy fina, pudiéndose ver los vasos sanguíneos.

Síntomas en la embarazada de 17 semanas

Como mencionamos anteriormente, en esta etapa del embarazo el pequeño se mueve constantemente y es que en los días anteriores cuando era un feto de 16 semanas descubrió que podía flexionar sus extremidades, abrir y cerrar las manos, así como separar los dedos.

Ahora, con sus recién descubiertas habilidades, el feto consigue moverse bruscamente si algún ruido fuerte del exterior lo sorprende, por lo que la embarazada comienza a sentir con más frecuencia los movimientos y sobresaltos del bebé.

En estos días algunas mujeres comentan que sintieron tirones cerca del ombligo y hacia la ingle, lo que se debe a los estiramientos musculares del abdomen para sostener el creciente útero. Muchas de ellas se asustaron con los dolores repentinos y se apresuraron en usar una faja de embarazo, lo que realmente no es del todo recomendable para esta etapa de la gestación, pues el útero está en crecimiento y los músculos se están desarrollando.

Por otro lado, el tamaño en aumento del útero también es el causante de que la mujer aumente sus visitas al baño, pues la vejiga es presionada y se pueden sentir unas ganas de orinar muy frecuentes. 

En cuanto a la alimentación, es probable que la mujer experimente un aumento del apetito, así que es buen momento para introducir alimentos ricos en calcio, lo que va a favorecer el desarrollo de los huesos del feto

 

Cambios en la piel: cuidado con las manchas

Con el aumento de estrógeno en la sangre, la piel de la embarazada se vuelve más sensible a la aparición de manchas, debido a la producción de melanina, oscureciéndose la pecas y manchas existentes, principalmente en el rostro. 

Para esto, se aconseja aumentar la protección solar diariamente, así como evitar la exposición directa al sol por largos periodos. 

Por otro lado, los pezones también comienzan a oscurecerse, junto con la línea vertical que recorre la tripa. La buena noticia es que la piel se aclarará después del parto, cuando los niveles hormonales se regulen.

Sin embargo, los pezones podrán permanecer oscuros por un tiempo, ya que el principal objetivo del tono oscuro es aumentar la visibilidad para los pequeños y que estos puedan verlos con facilidad al momento de ser amamantados.

Cuándo sabrás el sexo del bebé

Aunque en muchos casos se puede saber en la semana 17 de embarazo si es niño o niña, la verdad es que tendrás que esperar a que te realicen una ecografía entre la semana 18 y 20. En este ecosonograma, la principal función es determinar si existen alteraciones cromosómicas. Pero, si el bebé se encuentra en una buena posición, es posible que se puedan ver sus genitales y así determinar su sexo con claridad.

Sin embargo, muchas abuelas creen que con ver la forma de la tripa se puede saber el sexo del bebé. No obstante, en las 17 semanas de embarazo la barriga no ha crecido tanto como para hacer esta valoración.

 

Consejos para el embarazo en la semana 17

Ya que tu piel está experimentando un estiramiento acelerado, te conviene mantener la piel hidratada con cremas nutritivas para frenar la aparición de las estrías. En este sentido, también es importante mantener una buena hidratación con ingesta de agua y consumo de frutas con alto contenido de líquido, como sandía, melón, fresas y uvas. 

Si los calambres se vuelven muy frecuentes, puedes aliviarlos realizando masajes en las pantorrillas o en la zona contracturada, realizando estiramientos pasivos hasta que el calambre ceda. De igual forma, se aconseja aumentar el consumo de alimentos ricos en potasio, porque ayudan a disminuir las contracturas musculares. 

De esta forma, poco a poco, te vas a acercando a la mitad de la gestación. Por tanto, mantener todos estos hábitos te ayudará a llevar tu embarazo de una forma leve, disfrutando de los cambios en tu cuerpo y conociendo lo que sucede con tu bebé semana a semana.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS