Los pañales ecológicos, un negocio sustentable y en crecimiento

Última actualización: 21.10.19

 

Durante mucho tiempo activistas ambientales han hablado del impacto negativo que tienen los pañales desechables en el planeta, y es hasta difícil de entenderlos como productos tan contaminantes, siendo objetos de uso diario y tan necesarios para la simplicidad en la vida de las familias con bebés.

Empecemos por explicar que los pañales están hechos a partir de celulosa, esta materia prima se obtiene de la deforestación de árboles, por allí inicia el primer impacto ambiental. Adicionalmente, en su fabricación se utilizan derivados del petróleo como polipropileno, adhesivos, elásticos, así como productos químicos con fines aromatizantes.

En cuanto a la descomposición de los pañales, hay quienes afirman que tardan entre 100 y 300 años, lo que indiscutiblemente es mucho tiempo para su degradación, contaminando suelos, ríos y todo el ambiente.

 

Volver a los pañales de antaño

Imaginar a una mamá moderna lavando pañales de tela, llenos de heces y orina, no es del todo agradable, especialmente por lo complicado que era el proceso de colocarlos hace más de cien años.

Ahora bien, es evidente que en la actualidad somos más conscientes de los daños que muchos productos pueden generar sobre el ambiente o sobre las personas, y si somos responsables con nuestro consumo podemos optar por cambiar y elegir productos sustentables y de origen orgánico para nuestra familia.

La buena noticia es que hay muchos proveedores de productos para bebés que son totalmente ecológicos, cuyo impacto en el ambiente es reducido. Entre esas opciones para los pañales desechables están los novedosos diseños reutilizables, que se han posicionado en el mercado por representar una inversión duradera, porque son fáciles de colocar y lavar. Pero, se han popularizado tanto que ahora hay algunos conceptos que debes conocer para entender cómo son estos pañales de bebé y que explicamos a continuación.

 

 

Partes del pañal

Los pañales reutilizables tienen dos partes bien diferenciadas: el cobertor y el absorbente. Este último es el que tiene contacto directo con la piel del bebé y va a retener el líquido y las deposiciones. Puede estar hecho de algodón, soja, cáñamo, microfibra u otro material. También puedes conseguir absorbentes desechables pero biodegradables, o los reutilizables que puedes lavar a máquina, dejar secar al sol y colocar otra vez.

La parte del cobertor es la exterior que debe ser impermeable y que evitará que los líquidos lleguen hasta la ropa del bebé, los puedes conseguir de lana o poliuretano. Este último material es muy utilizado porque, además de duradero, es transpirable.

 

Tipos

En el mercado de pañales reutilizables puedes escoger entre varios modelos como el Todo en 1, que es una pieza única en la que el absorbente y la cobertura están unidos.

Por otro lado, están los desmontables en que el absorbente está unido a la cobertura por un sistema de corchetes, por ejemplo, pero se separan fácilmente para sus lavados de forma individual.

También están los extraíbles, aquellos modelos que tienen una especie de bolsillo inferior e interno en el que se coloca el absorbente, desechable o reutilizable, y cuando hay que cambiar el pañal, solo se retira el absorbente y se coloca uno nuevo, siempre y cuando la cobertura esté limpia.

 

Los más clásicos

Si apuestas por opciones más tradicionales, también puedes elegir las gasas que usaban nuestros abuelos que se fijaban con imperdibles alrededor del bebé y colocarle encima una braguita plástica o un cobertor para que los líquidos no se derramen.

 

 

Emprendiendo con pañales ecológicos

En varias partes del mundo, especialmente en los países con economías estables, existe un auge en el uso de pañales reutilizables, bien sea por un tema de ahorro, por reducir nuestro impacto ambiental o una mezcla de ambos. La verdad, es que muchas empresas han visto una oportunidad de crecimiento en la fabricación y distribución de estos productos.

Sin embargo, en algunos países con grandes poblaciones rurales de ingresos muy bajos, por lo general, el acceso a pañales reutilizables de marcas reconocidas es casi nulo, por lo que muchas madres han retornado al uso de los pañales de antaño o en todo caso, a dedicar gran parte de su ingreso a la compra de pañales desechables.

Fue así que la joven Ixchel Anaya vió una oportunidad de emprendimiento cuando nació su primer hijo a los 22 años, hace casi una década, pues el pequeño sufría de irritaciones por el uso de pañales desechables. Entonces ella, quiso probar suerte con los modelos reutilizables que conseguía en aquel momento en la pequeña ciudad de Irapuato, a 300 km de la capital mexicana. Después de buscar varias opciones, ninguna satisfacía sus expectativas.

En consecuencia, decidió crear un diseño original con la ayuda de su abuela, hizo varios prototipos en tamaños diferentes hasta que consiguió el más apropiado y versátil. Sus amigas quedaron encantadas con los pañales y les compraron varios para sus hijos.

A partir de allí, Ixchel reconoció el potencial de negocio que tenía la venta de pañales ecológicos y junto con su esposo y familia fundó la empresa Ecopipo, que actualmente factura más de US$1,3 millones al año.

 

De Irapuato para el mundo

Aunque el inicio de la empresa fue algo difícil, por encontrar la mano de obra calificada para la confección de los pañales, que se caracterizan por tener una costura muy delicada y excelentes acabados, lograron encontrar a una costurera profesional en su ciudad que, con paciencia, entrenó al resto del equipo. Hoy son más de 20 costureras a las que Ixchel emplea directamente y han logrado abastecer el mercado nacional.

Ante el reto de exportar sus productos, para la empresa de Ixchel el Internet fue la respuesta correcta, porque a través de su página oficial reciben pedidos de diferentes partes del mundo y han consolidado su empresa gracias al comercio electrónico, además de promover sus productos por las redes sociales.

Actualmente, la empresa se ha expandido en ofrecer alternativas ecológicas que incluyen toallas sanitarias y protectores de lactancia, así como pañales para natación, baberos y absorbentes nocturnos. En definitiva, los diseños coloridos y la funcionalidad de los pañales Ecopipo son una buena opción si quieres cambiar el uso de los desechables que tanto daño causan al ambiente, aunque nos faciliten la vida a los padres.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...