¿Qué debes saber sobre tu segundo embarazo?

Última actualización: 20.04.21

 

El embarazo es una experiencia inolvidable y muy especial, que implica una serie de cambios físicos, emocionales, mentales y sociales. Los cuales son numerosos, diversos e individuales, que no solo vive la mujer, sino también todos los que la rodean. En el segundo embarazo la mujer está más preparada, pero muchas cosas serán nuevas.

 

Muchas madres coinciden en afirmar que cuando quedan embarazadas por segunda vez, surge la pregunta de si todo será igual al embarazo del primer hijo. La realidad es que la gestación de cada mujer es única e irrepetible, pero algunas coinciden en diferencias respecto al primer embarazo.

 

Diferencias a nivel físico

  1. La barriga. En la mujer primeriza ésta se hace evidente hasta el quinto o sexto mes, mientras que la barriga en el segundo embarazo se puede empezar a notar al tercer o cuarto mes, pues los músculos del abdomen están más distendidos y se adaptan rápidamente al crecimiento del bebé.  Es maravilloso ir evidenciando cómo va cambiando el cuerpo desde los primeros meses de embarazo y conforme avanza la gestación.  
  1. Los movimientos del bebé. Muchas mujeres sienten al bebé más pronto en su segunda gestación. En el primer embarazo se percibe el movimiento entre las semanas 18 y 22, mientras que en el segundo entre las semanas 14 y 18.  Esto es porque la madre ya ha experimentado esa sensación y la reconoce fácilmente.
  1. Las contracciones. Es común en las primerizas el no reconocer la diferencia entre las contracciones de parto y las que no lo son, como es el caso de las contracciones de Braxton Hicks. Posteriormente, las madres ya saben distinguir las señales de parto en el segundo embarazo.
  1. El parto. Aunque es imposible de predecir, generalmente el segundo parto dura menos. La estadística indica que si el primero dura alrededor de 8 horas, el tiempo del segundo se reduce aproximadamente a la mitad.
  1. Los pechos. Es posible que la experiencia con el segundo hijo sea diferente que con el primero, no solo en la decisión de amamantar o no; algunas madres tienen menos sensibilidad en los pechos y no les aumentan tanto de tamaño.
  1. Síntomas. Es oportuno señalar que pueden agudizarse algunas molestias en el segundo embarazo, como es el caso del dolor de espalda y la presión pélvica.  Para ello se recomienda la realización de algunas actividades como el yoga o la meditación y la utilización de una faja de embarazo.

Diferencias a nivel emocional y mental

  1. Mayor claridad. Esta es una de las ventajas de tener un segundo hijo, pues en general se vive con mayor tranquilidad el segundo embarazo, ya que su perspectiva no es la misma que en el primero, y suele ser más positiva. La experiencia les es útil al momento del parto y la lactancia.
  1. Mayor disfrute. Cada experiencia es diferente, pero muchas mujeres disfrutan más su segundo embarazo, ya que aunque hay temores, estos se suelen llevar con mayor serenidad, gracias a que se conoce el proceso y las sensaciones conforme avanza la gestación.  Vendrán nuevos momentos que serán inolvidables, como cuando se anuncia la llegada del bebé al hermano mayor o cuando éste le habla a través de la barriga.
  1. Nuevos miedos.  Aunque ya se posea una experiencia previa, es normal tener temores relacionados con la salud del segundo hijo, su correcto desarrollo dentro de la barriga, y el momento del parto. Otro factor que suele presentarse es relacionado con el primogénito, cómo recibirá y se sentirá respecto al nuevo integrante de la familia. Igualmente, es posible que tengas pensamientos sobre tu capacidad de amarlos y atenderlos a ambos.  No te preocupes, que junto con el bebé vienen las fuerzas y el amor, y si no lo sientes así, no te frustres, pide ayuda.

 

Nuevos cambios

Con el segundo embarazo se presentan una serie de cambios en la rutina e incluso en la forma de ver y vivir la gestación.  Cuando ya se tiene un hijo, éste es el que determina en parte el ritmo del día a día, de acuerdo a sus actividades y necesidades, lo que trae como consecuencia que los meses de embarazo transcurran más rápido.

Igualmente, cuentas con menos tiempo para ti.  Es posible que en el primer embarazo hayas disfrutado de actividades relajantes como baños aromáticos, leer un libro en un ambiente silencioso o masajes, pero la realidad es que en el segundo no se cuenta con mucho tiempo para eso, ya que el hijo mayor está presente y demanda atención.  De ahí la importancia de planificar y pedir ayuda, para que puedas apartar un tiempo para conectarte con el pequeño dentro de ti,  y además te relajes.

Por otro lado, la edad es otro factor que determina cambios en las medidas y recomendaciones dadas por los médicos. En la actualidad la mujer decide ser madre con mayor edad, por lo que es posible se presente un segundo embarazo a los 40 años, lo que requerirá mayor control y atención durante la gestación.

También te puede interesar saber que los síntomas del segundo embarazo en los primeros días pueden ser similares o no a los que se presentaron en la primera gestación, tales como náuseas matutinas, antojos o rechazo de alimentos, ganas frecuentes de orinar, fatiga, cambios de humor,  hinchazón, estreñimiento, dolor de cabeza, congestión nasal, entre otros.

Un segundo embarazo es una nueva vivencia, una buena elección puede ser el enfocarse en lo que podemos controlar, como nuestros pensamientos, el cuidarnos a nosotras mismas, así como cuidamos de la familia, y sobre todo, el disfrutar en la medida de lo posible cada etapa, para no solo atesorarla en el corazón, sino también apoyar a otras mujeres que experimentan el milagro de la vida.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments