Desarrollo del bebé de tres meses

Última actualización: 28.09.21

 

Los bebés cambian rápidamente, tanto física como mentalmente. Por tanto,  saber qué esperar en cada etapa puede no solo ayudar en el desarrollo del pequeño, sino también favorecer la interacción con la familia. En tal sentido, los bebés de 3 meses viven un momento muy especial.

 

En el primer trimestre de vida de tu bebé puedes hacer una retrospectiva y ver cuánto ha cambiado desde el momento que salió del hospital, ya no es aquel recién nacido indefenso que apenas abría los ojos. Ahora, está más activo y atento a los sonidos que le rodean, es capaz de responder con sonrisas y seguirte con la mirada. 

Si bien el pequeño se ha adaptado al mundo externo, todavía está descubriendo todo lo que el ambiente tiene para ofrecerle. Esta fase de exploración apenas está iniciando y va a durar todos los años de la primera infancia del pequeño.

En cuanto a los aspectos de alimentación, sueño y desarrollo motriz ahondamos un poco más en los siguientes apartados.

 

Su estatura y peso

En el primer trimestre, el bebé ha ganado en promedio 200 gramos por semana, de igual forma, ha crecido unos 10,5 cm. Sin duda, el crecimiento del bebé ha sido muy rápido, y ya no es tan pequeño como en el primer mes. Pero, no podemos olvidar que, en lo que respecta a la estatura y el peso de un bebé de 3 meses, esto también depende de factores genéticos. 

Además, cada bebé crece a su propio ritmo y el tipo de alimentación también puede incidir en su desarrollo y ganancia de peso, por lo que es difícil determinar cuánto pesa un bebé de 3 meses, como si se tratara de una regla matemática. Aun así, los pediatras conservan estándares que sirven de referencia en cuanto al peso: para las niñas se estima un peso de 5,7 kg, mientras que para los niños el peso es de 6,2 kg. Reiteramos que estas son cifras de referencia. 

Lo mismo se aplica si quieres saber cuánto mide un bebé de 3 meses, pues el desarrollo del bebé dependerá de los factores que también inciden en el peso. Pero, de forma general, existe una tabla que promedia las medidas del bebé de 3 meses de la siguiente manera: 59 cm para las niñas y 61 cm para los niños. 

Lactancia materna exclusiva: el mejor alimento 

Para tu hijo de 3 meses el alimento más beneficioso es la leche materna, por todos los nutrientes y anticuerpos que brinda para el desarrollo del bebé. En esta etapa se debe mantener la lactancia a libre demanda, aun cuando se observe una disminución en las tomas o se amplíe el tiempo entre una y otra.

No creas que esto sucede porque tu bebé no tiene mucha hambre, al contrario. La razón es que el bebé se entretiene más tiempo con su entorno, responde a los estímulos externos y puede obviar, por momentos, que tiene hambre.

Por esta razón, hacemos énfasis en la importancia de mantener la lactancia a libre demanda, pues de esta forma se favorece una producción adecuada de leche. La libre demanda también aplica en caso de que tu bebé sea alimentado con fórmulas para lactantes. Aunque, en este caso se aconseja mantener un lapso de 3 a 4 horas entre cada toma, ya que el bebé necesita más tiempo para digerir estos lácteos, debido a la inmadurez de su sistema digestivo.

En cualquiera de estas situaciones, sabemos que amamantar o alimentar al bebé a libre demanda puede ser agotador en los primeros meses de vida, por lo que tener uno o varios cojines de lactancia (aquí encuentras unas opciones de compra) pueden ayudar a adquirir una posición confortable, tanto para ti como para el bebé, durante la alimentación.

 

¿Cuánto duerme un bebé de 3 meses?

Estudiando los patrones de sueño de los lactantes, muchos investigadores establecen que el bebé debe dormir alrededor de 15 horas al día. De las cuales 5 horas se reparten en las siestas diurnas y las otras 10 horas durante la noche.

La utopía para muchas familias es que estas 10 horas sean continuas, pero la realidad es otra. Durante la noche, el bebé en esta etapa puede despertarse de dos a tres veces para comer, en algunos casos pueden ser más, ya que el bebé quiere pasar más tiempo despierto.

En este sentido, es necesario mantener una rutina desde los primeros días del bebé para la hora de dormir, como un baño relajante, un masaje, cambio de ropa y pañal, comer, música suave, entre otros. La idea es recrear un ambiente tranquilo y sin estímulos para que el bebé sepa que se acerca la hora de dormir, así como mantener dicha tranquilidad las veces que se despierte en la madrugada para comer. 

Durante el primer año de vida del bebé, muchos padres temen por el síndrome de muerte súbita que afecta a millones de niños anualmente y que se produce de forma repentina, sin causa aparente o patología previa. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que los bebés de padres fumadores tienen mayor riesgo de sufrir una muerte súbita, así como que algunas posiciones al dormir pueden contribuir con el reflujo gastro-esofágico que desencadena la muerte en el lactante, además de otros factores como almohadas en la cuna y ropa de cama excesiva. 

En consecuencia, dormir cerca del bebé es una de las medidas que se pueden tomar para vigilar constantemente al pequeño y estar atento a cualquier incidente, procurando colocarlo siempre boca arriba o de lado a la hora de dormir. 

Los cambios en su cerebro

Anteriormente, mencionamos que los bebés de esta edad ya están respondiendo con mayor rapidez a los estímulos del ambiente, pueden reconocer la voz de sus padres y saben comunicarse a través del llanto y sollozos. Aunque estos podrían parecer logros menores, el desarrollo de un bebé de 3 meses a nivel mental es destacable. De forma eficaz y muy veloz se adapta al ambiente para asegurar su supervivencia, lo que hace a través de establecer lazos sociales fuertes con sus padres.

Quizás, en esta etapa es muy temprano para pensar en comprar juguetes para bebés de 3 meses, ya que para el pequeño el principal entretenimiento será la madre o los cuidadores principales. 

Con esto queremos decir que para estimular al bebé de 3 meses solo hay que estar presente y dedicarle mucha atención, conversar con él, contarle historias, cantarle canciones de cuna y hablarle con mucho amor.

Los masajes después del baño y algunos ejercicios físicos también pueden favorecer su desarrollo psicomotor, al mismo tiempo que el bebé aprende a flexionar sus extremidades y ser más consciente de su cuerpo. 

Recuerda que en esta etapa de crecimiento el bebé necesita sentirse seguro, amado y protegido, no lo dejes llorar hasta que se duerma ni que pase más tiempo despierto durante el día para que duerma toda la noche. Todas estas son creencias sin fundamento y que no respetan los ritmos o las necesidades del bebé.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS