Cómo utilizar un cojín de lactancia

Última actualización: 22.07.24

 

El cojín de lactancia puede llegar a ser el mejor aliado para aportar un plus a la comodidad de la madre y del bebé a la hora de la alimentación, ya sea lactancia materna o biberón.

También ofrece otros usos y ventajas, conoce la manera de utilizarlo adecuadamente para que obtengas el máximo provecho de este accesorio.

 

Asegura el cojín a tu cuerpo

Si tienes un cojín con cintas o correas que lo mantienen fijo alrededor de tu cintura, procura asegurarlo lo más cerca posible de tu cuerpo, con el fin de que ofrezca seguridad y estabilidad a la hora de dar pecho.

Por esto, es necesario que tu cojín se adapte al contorno de tu cintura y que a la vez, sea un modelo fácil de poner y quitar en caso de algún percance.

 

Busca la mejor postura

La mejor manera de dar pecho utilizando un cojín de lactancia, es adoptando una posición sentada; bien sea en una silla, en un sofá o sobre la cama, ya que de esta manera no solo podrás tener las manos libres, sino que también podrás sostener a tu hijo cómodamente en tu regazo, sin necesidad de realizar mayor esfuerzo.

Además, para mayor confort es recomendable que coloques una almohada en tu espalda o un cojín auxiliar, a fin de ayudarte a lidiar con la presión en tu columna.

 

Úsalo para amamantar

La seguridad tanto para la madre como para el bebé a la hora del amamantamiento con un cojín de lactancia, es un factor fundamental que no puedes dejar de lado.

Por esto, procede a ponerlo de acuerdo a la posición que el niño tenga durante su alimentación, bien sea a lo largo del brazo, al costado de tu cuerpo o en el regazo.

A continuación, toma cuidadosamente al bebé y pon sus pies debajo de tu brazo, con su barriga frente a tu cuerpo.

Luego coloca al pequeño de costado sobre el cojín, el cual será tu apoyo para ayudarte con el trabajo de sostener al niño.

 

También es útil para dar biberón

En el caso de que tu bebé ya haya sido destetado y lo alimentes con biberón, el cojín de lactancia sigue siendo una herramienta cómoda y segura para su alimentación; incluso el padre del niño o cualquier otro familiar puede alimentarlo.

Solo necesitas buscar un lugar tranquilo para sentarte y poner el cojín sobre el regazo o a un costado.

Luego, deberás apoyar el brazo que utilices para sostener la cabeza del pequeño, teniendo cuidado de mantenerla ligeramente inclinada mientras el niño toma su biberón.

 

 

Otros usos

No solo se utilizan para la etapa de lactancia, estos cojines también ofrecen prestaciones durante el embarazo (según el modelo), ya que favorecen una postura correcta al dormir.

También son usados como nido para el reposo del bebé o para evitar el reflujo del alimento.

 

Limpieza

Es fundamental que tu cojín cuente con materiales fáciles de lavar. Preferiblemente que ofrezca una funda extraíble, ya que es inevitable que se ensucie con facilidad.

En el caso de que no tenga una cubierta removible, es aconsejable usar una manta a fin de evitar que se manche o se ensucie.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS