Cómo utilizar un biberón anticólico

Última actualización: 28.05.24

 

Alimentar a tu bebé con la periodicidad necesaria es indispensable, pero a la hora de darle el biberón, algunos modelos son más eficientes en evitar los molestos cólicos.

Para utilizar un biberón anticólico pueden resultarte de utilidad las siguientes recomendaciones que te ofrecemos en esta guía.

 

Esteriliza adecuadamente todas las piezas

Las buenas prácticas de alimentación de tu bebé comienzan con una la adecuada higiene de las piezas que componen el biberón.

Sigue las indicaciones del fabricante para conseguir eliminar la suciedad y realizar apropiadamente los procesos de esterilización.

Lava cada pieza con cuidado eliminando cualquier resto de alimento y utilizando sólo detergentes en concentraciones adecuadas, ya que la exposición de las piezas a altas concentraciones puede acelerar el deterioro.

Por otra parte, si utilizas pastillas para esterilización en frío, evita que permanezcan las piezas por más tiempo del recomendado sumergidas en la solución.

 

Monta las piezas del biberón

Los biberones anticólicos tienen instrucciones de ensamble muy precisas para cada modelo, pero no te preocupes ya que a la vez son sencillas.

Solo debes tener en cuenta en cada ocasión que cada pieza ha quedado correctamente colocada de acuerdo a las indicaciones y que en especial las tetinas cubren todo el anillo sobre el que quedarán montadas, con esto evitarás que el aire entre o bien, que el líquido salga del biberón por donde no debe.

Para los biberones anticólicos que utilizan válvulas internas, deberás asegurarte de que al finalizar el montaje, la posición es completamente vertical en el interior del biberón.

 

Utiliza tetinas con un flujo apropiado

Durante los primeros meses de tu bebé, su ritmo de alimentación y necesidades serán diferentes a los meses posteriores, de manera que es recomendable que utilices tetinas de flujo lento para esta primera etapa.

Conforme tu hijo cambie sus hábitos alimenticios, podrás introducir otras tetinas de flujo más rápido para satisfacer sus nuevas necesidades.

 

 

Alimenta a tu bebé en un lugar tranquilo

Además de utilizar un biberón anticólicos eficiente, es conveniente que tu pequeño esté tranquilo y en una posición cómoda siempre que lo vayas a alimentar.

Es recomendable que también se encuentre con la cabeza ligeramente elevada en relación al resto del cuerpo.

Así el flujo del alimento será más apropiado y llegará a su estómago adecuadamente.

 

Reemplaza las piezas que presentan deterioro

El uso constante de los biberones trae un desgaste natural especialmente de las tetinas.

Reemplázalas en cuanto notes algún cambio en la textura de su superficie o su elasticidad.

Además, cualquier pieza debe ser desechada si presenta fisuras, ya que estas pueden interferir con la eficiencia del biberón para evitar los incómodos cólicos.

Algunos fabricantes recomiendan por higiene reemplazarlas cada 3 meses, independientemente de su aspecto, porque pueden comenzar a reducir su eficiencia.

Finalmente, no olvides que los biberones son exclusivamente para alimentar a tu pequeño, evita que los utilice como un juguete o como reemplazo a un chupete.

De igual manera, es conveniente que no se quede dormido con él y siempre supervisa su alimentación.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS