¿Debo darle leche de continuación a mi bebé?

Última actualización: 18.11.19

 

Esta pregunta es muy común para las madres, especialmente para aquellas que han mantenido la lactancia materna con sus hijos los primeros 6 meses de edad y no saben cuándo es momento de introducir la leche de continuación en la dieta del bebé.

Si bien es cierto que la leche materna está recomendada de forma exclusiva durante esta primera etapa para después prolongarse, por lo mínimo hasta los dos años, según la recomendación de la OMS, hay madres que no pueden cumplir este objetivo.

Para estas familias, la leche de continuación representa una solución para ofrecer a su pequeño todos los nutrientes necesarios en esta exigente etapa de crecimiento.

Cabe destacar que estas fórmulas lácteas han sido especialmente diseñadas para servir de transición entre la leche materna y la leche de vaca, pues sabemos que esta última tiene un contenido muy elevado de grasas que el organismo del pequeño no está listo para digerir.

No es hasta el 1er año de edad que los pediatras recomiendan iniciar la ingesta de leche animal.

 

La opinión de un experto

Sin importar cuál sea tu caso, si amamantas o no al bebé, al cumplir los 6 meses debes conversar con tu pediatra para que él te indique la fórmula láctea más apropiada para el pequeño, en caso de que no puedas continuar con una lactancia materna a demanda.

De esta forma, el doctor te dará los parámetros a seguir en la dieta diaria de tu bebé, qué alimentos introducir en esta nueva etapa y qué cantidad de leche de continuación necesita para cubrir los nutrientes que su organismo demanda.

 

 

Elaboración y normativas

Por lo general, el ingrediente principal de las leches de continuación es la leche de vaca, la cual sufre algunas modificaciones para sintetizar el contenido de grasas y proteínas, además de añadirles los nutrientes y vitaminas para que sea un alimento muy beneficioso para el bebé. También hay fórmulas lácteas que son hechas a partir de leches vegetales como la soja.

La Sociedad Europea de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica (ESPGAN) ofrece recomendaciones a los laboratorios y fabricantes de fórmulas infantiles para mejorar su contenido nutritivo. Al mismo tiempo el Ministerio de Sanidad establece las normas que todas las leches de continuación deben cumplir para salir al mercado.

Por esta razón, todas las fórmulas son parecidas y tienen casi los mismos nutrientes, pero en cantidades diferentes, siempre dentro del rango mínimo y máximo establecido por estos organismos.

 

Dar a probar

Para introducir la leche de continuación con éxito es necesario empezar poco a poco. Dar a probar al bebé pequeñas cantidades y sin forzar la ingesta es una forma de que él se vaya familiarizando con el sabor del nuevo alimento.

Algunas madres y puericultores recomiendan dar a probar cuando el bebé esté calmado, haya descansado lo suficiente y haya saciado su hambre con anterioridad. Así el niño no estará ansioso y podrá mostrar receptividad para tomar la leche.

De igual forma, debes evitar darle el biberón cuando tenga sueño, esté irritado o necesite un cambio de pañal, ya que podría entorpecer el proceso generando rechazo directo a la leche.

Debes saber que durante este proceso es importante reforzar el vínculo afectuoso con el bebé, háblale cariñosamente y explícale lo bien que le hará este nuevo alimento, no te muestres nerviosa o insegura.

 

Biberón o vaso

Si tu bebé no ha usado biberón durante los primeros 6 meses de vida, es probable que se le dificulte al principio beber directamente de este. Para ello, puedes adquirir modelos con tetinas ergonómicas que asemejan la forma y goteo del pecho materno y que sea más sencillo para él la transición entre el pecho y el biberón.

En caso contrario de que el pequeño esté renuente al uso del biberón, hay otras técnicas como dar de beber de un vaso común o el uso de vasos y tazas de entrenamiento. En el mercado hay una gran variedad de estos, con diferentes tipos de tetinas o picos diseñados según la edad del bebé.

 

 

Beneficios de la leche de continuación para el bebé y la familia

Principalmente, la leche de continuación se introduce para alternar o disminuir la lactancia materna, siendo las madres que reingresan al sistema laboral las que más utilizan este tipo de alimentación para sus bebés.

Con el uso de fórmulas de continuación, el cuidado del bebé se puede delegar a familiares o en centros de maternidad especializados sin que la correcta alimentación del pequeño se vea afectada.

Los aportes nutritivos que ofrece la leche de continuación a todos los niños están regulados por los organismos ya mencionados, por lo que puedes tener la certeza de que tu bebé recibirá una alimentación adecuada, con los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para su normal desarrollo.

En cuanto al coste, estas leches son más baratas que las de la primera etapa, por eso son aprovechadas por las familias de rentas bajas, así la madre puede empezar a trabajar pronto y no tiene que gastar gran parte de sus ingresos para la compra de la leche de continuación que usará el pequeño.

 

Consejos sobre la alimentación con leche de continuación

Es importante tomar en cuenta que bajo ninguna circunstancia esta leche se puede dar al niño antes de los 6 meses de edad, pues hasta ese momento su sistema digestivo no está completamente desarrollado para digerir las proteínas y grasas que posee este alimento.

Además, a partir de los 6 meses se inicia la alimentación complementaria del pequeño, por lo que la leche de continuación no será su única fuente de nutrientes. Debes asesorarte bien con tu pediatra para saber cuáles alimentos puedes introducir paulatinamente, según la edad del pequeño.

Para este proceso, muchas madres y pediatras recomiendan el método Baby-led Weaning, que consiste en ofrecer al bebé alimentos saludables y nutritivos en pequeñas porciones para que sea él mismo quien regule qué alimentos comer y en qué cantidad.

De esta forma el bebé aprende a distinguir sabores, texturas y olores. Este método puede trabajar simultáneamente con la ingesta de papillas, preferiblemente caseras, y la leche de continuación, además de la materna en algunos casos, para ofrecer al bebé una dieta equilibrada y muy completa para su crecimiento normal.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...