Del pecho al biberón: ¿Cómo lograr una transición exitosa?

Última actualización: 19.07.19

 

La lactancia materna es, sin duda, la mejor forma de alimentar a los bebés desde su nacimiento, y es que la capacidad de las madres de producir el alimento con los nutrientes y vitaminas que necesita su hijo en cada etapa su desarrollo es uno de los milagros de la naturaleza que no nos cansamos de admirar.

Reconocida por la Organización Mundial de la Salud como el mejor alimento para los bebés, la leche materna garantiza el desarrollo inmunológico del niño, un proceso digestivo correcto y una alimentación totalmente saludable para los pequeños.

Aunque muchas madres quisieran tener el tiempo y la disponibilidad de amamantar a sus bebé durante, al menos, los primeros seis meses de forma exclusiva y después continuar hasta los dos años, la realidad es que hay una gran cantidad de mujeres que por razones laborales o de salud no pueden hacerlo.

Para ellas, el uso de las fórmulas lácteas o la lactancia mixta con el biberón representan una gran ayuda.

 

Inicio de la transición

Los casos para iniciar el uso de biberones son tan únicos como las familias: desde la madre que extrae su leche y la almacena para que un familiar o un cuidador alimente al bebé usando un biberón, hasta las madres que amamantaron por un tiempo determinado y ahora quieren iniciar el destete porque van a volver al trabajo o porque consideran que ya no se sienten a gusto con la lactancia materna; son muchas las situaciones en que es necesario el uso del biberón.

Y es que dar el biberón no es solamente introducir la tetina en la boca del bebé y esperar a que el pequeño succione, pues este supone un proceso de paciencia en que las madres deben ofrecer paulatinamente el biberón para que el bebé se adapte a la nueva textura, la forma de succión y hasta el sabor del alimento, en caso de iniciar la ingesta de leche de continuación u otras fórmulas lácteas.

 

Lactancia mixta

Si tu caso está centrado en iniciar una lactancia mixta es muy importante esperar a que la lactancia materna esté bien establecida en el recién nacido, es decir, esperar entre uno o dos meses de edad antes de introducir el biberón.

La razón de esto es muy sencilla, si el bebé todavía no está acostumbrado a tomar el pecho, al ofrecer el biberón notará la diferencia y facilidad que tiene la tetina artificial de dar más leche con un menor esfuerzo.

En consecuencia, el efecto de succión en el pecho y la producción de leche materna se verán alterados, pues está comprobado científicamente que es la succión natural del bebé y el vínculo afectuoso entre este y la madre lo que genera la respuesta hormonal para que aumente la producción de leche.

 

 

Después de dos o tres meses de lactancia materna exclusiva tu bebé tendrá la capacidad de diferenciar entre el pezón materno y la tetina artificial, y el vínculo afectuoso estará establecido lo suficiente como para que el bebé acepte tomar del pecho aún después de probar la tetina.

Muchas de estas situaciones se han evitado con el desarrollo de las tetinas ergonómicas y de silicona, que ofrecen un diseño y textura muy similar al del pecho de la madre, emulando incluso el goteo de la leche para que sea igual al natural y el bebé crea que está tomando del pecho materno porque el esfuerzo que realiza es el mismo.

 

Paso a paso

Ahora bien, si lo que deseas es destetar al niño y retirar completamente el pecho materno, te recomendamos hacerlo de forma progresiva y nunca repentinamente, pues una situación así puede causar mucho estrés en el niño por la ruptura del vínculo que representa la lactancia materna.

Hacerlo con paciencia y respetando los ritmos del bebé será mucho más fácil para toda la familia. En este caso recomendamos alternar el uso del biberón con el pecho y empezar a ofrecerle el biberón una o dos veces por día.

Los expertos en el tema sugieren empezar con una toma del biberón por las tardes, pues es esta la parte del día en que la ingesta de leche disminuye en la mayoría de los casos.

Sobre este aspecto señalan también que nunca reemplaces al inicio del proceso las tomas de pecho durante la mañana y la noche, ya que estas son las horas más demandadas por los bebés para la lactancia materna, teniendo la de la noche un efecto tranquilizante en los pequeños para conciliar el sueño con mayor facilidad.

 

 

Consejos para una transición exitosa

El respeto por tu bebé y sus emociones es clave para que la transición del pecho al biberón se logre de forma exitosa, pues tu prioridad siempre será el bienestar del pequeño.

Aquí te sugerimos algunos consejos que puedes aplicar durante este proceso:

  • Moja la tetina con tu leche para que el bebé se sienta atraído por el sabor.
  • Muestrale el biberón al pequeño y espera a que él tenga la iniciativa de llevarlo a su boca.
  • Acurruca al bebé en tus brazos como si fueras a darle el pecho para transmitirle seguridad.
  • Inicia con tomas pequeñas: no intentes que el primer día tu bebé tome 60 ml del biberón. Empieza por pequeñas cantidades para que vaya probando y familiarizándose con la succión de la tetina.
  • Incluye el biberón en su rutina. Para los bebés es más fácil adaptarse a los cambios que se introducen en sus rutinas, por ello puedes incluir el biberón después del baño o alguna actividad específica que realizáis cotidianamente.
  • Alternar la alimentación con otros familiares. Si la madre ofrece el biberón al bebé y este lo rechaza, probablemente es porque reconoce el olor de la leche materna y no querrá tomar otra cosa que no sea del pecho de su madre, por ello es importante que el padre u otra persona se involucre en la alimentación del pequeño.
  • Usa la tetina correcta. Dependiendo de tu caso, debes conseguir la tetina que mejor se adapte a tu bebé, especialmente si lo has amamantado por un largo período. Para ello es mejor empezar con las tetinas de flujo lento mientras el pequeño se va adaptando.

 

Ten paciencia

El destete no es sencillo, tampoco iniciar el uso del biberón. Por ello, la paciencia debe ser tu principal herramienta para este proceso de transición, comprender las emociones de tu bebé y acompañarlo a su ritmo te ayudarán a darle la seguridad que necesita para aceptar completamente el biberón como mecanismo de alimentación. Estamos seguros de que con estos tips que resumimos tendrás más herramientas para aplicar las que necesites según tu caso. Y si necesitas comprar un biberón, encuentras aquí algunas variantes.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...