Yoga para embarazadas

Última actualización: 12.05.21

 

Estar embarazada no tiene porqué ser una limitante para hacer ejercicios. Por el contrario, es un período en el que se debe romper con el sedentarismo y procurar mantener el cuerpo en movimiento. Para ello, nada mejor que el yoga para embarazadas, porque crea un equilibrio en la relación cuerpo – mente.

 

El yoga es una práctica de gran popularidad en el mundo entero; en la que, mediante una adecuada respiración y postura física, es posible eliminar los puntos de presión generados por el estrés. Igualmente, con el yoga es posible aliviar algunas enfermedades, siendo una terapia de gran ayuda contra afecciones respiratorias, cardiovasculares y neurológicas. Además, este tipo de ejercicios mejoran la salud mental.

En el caso de las premamás, se sabe que pasan por constantes cambios hormonales y físicos durante el período de gestación, llegando a experimentar una fuerte carga de estrés. Para ello, existe el yoga prenatal, que consta de una serie de posturas con movimientos suaves, pensados especialmente para que se adapten a las necesidades de las futuras madres. De esta manera, las mujeres no correrán ningún tipo de riesgos al realizar las prácticas.

 

Yoga para embarazadas: Beneficios y desventajas

Si eres una futura madre, seguramente habrás escuchado de la importancia de mantenerse en movimiento durante los nueve meses de gestación, dejando el sedentarismo en el pasado e implementando la realización de ejercicios especiales. Así, la mujer mantendrá sus músculos en forma y, a su vez, se preparará para el momento del parto.

En relación a dicho tema, existen varios ejercicios de yoga para embarazadas que disminuyen la fatiga, los dolores en la espalda, el estrés, entre otros problemas. Sin embargo, pese a la popularidad adquirida por esta actividad, sabes en realidad ¿qué es el yoga y para qué sirve?, ¿cómo hacer yoga?, ¿cuáles son sus ventajas y desventajas? A continuación, te lo explicamos.

Acerca del yoga

El yoga para premamás es una de las actividades para embarazadas más empleadas con el fin de fortalecer los músculos y liberar el estrés, lo que es conveniente al momento del parto. Se trata de una práctica en la que se realizan técnicas de respiración, que favorecerán el manejo de las contracciones.

Asimismo, está el estiramiento de las extremidades, efectuando movimientos suaves y constantes, mientras que, con las poses de yoga, se potencia la estabilidad del cuerpo y la flexibilidad, siendo necesario el uso de un cojín de lactancia o algún tipo de soporte, para evitar lesiones. 

De igual manera, es importante la etapa de relajación de la sesión de yoga, en la que se invita a la persona a alcanzar la calma interior mediante la recitación de algún mantra o escuchando sus propios latidos o los del bebé.

 

Ventajas y desventajas del yoga premamá

El yoga es una actividad que, aunque implica un bajo impacto físico en el cuerpo de la mujer, brinda beneficios para su salud y la del bebé que se forma dentro de su vientre. Por ello, se recomienda a la futura madre realizar a lo largo del período de gestación una serie de rutinas de yoga para embarazo, supervisadas por un instructor profesional. 

 

Ventajas

El yoga tiene una función antidepresiva en la mujer embarazada, así como también es excelente para combatir la ansiedad, que es tan recurrente durante el período de gestación. Esto se debe a que, durante las sesiones de yoga realizadas, se ponen en práctica algunas técnicas de meditación.

Si se realizan ejercicios de yoga desde los primeros meses, se podrán controlar las náuseas experimentadas por la mayoría de las mujeres, así como también los mareos y la dificultad para respirar.

Con la práctica de yoga es posible relajar simultáneamente la mente y el cuerpo, permitiéndole a la futura madre eliminar el estrés y dolores en la espalda baja, para así conciliar el sueño de manera placentera cada noche.

Hacer yoga semanalmente al menos un par de veces desde el cuarto mes de gestación, resulta una actividad beneficiosa para incrementar las defensas del organismo, es decir, mejorar el sistema inmunológico contra agentes infecciosos. Esto según estudios realizados en mujeres practicantes de yoga para embarazadas.

Otro de los objetivos del yoga es preparar el cuerpo de la mujer para el día que inicie el trabajo de parto, lo que se logra debido a las posturas y movimientos practicadas durante el embarazo, que se encargan de fortalecer los músculos, para que sean mucho más fuertes y, a su vez, sumar flexibilidad corporal. De hecho, según los especialistas de la salud, la práctica de yoga premamá reduce tanto la posibilidad de experimentar una cesárea como el dolor en el parto. No obstante, no todo son ventajas, ya que existen algunas contraindicaciones a tener en consideración.

Desventajas

Más que enumerar una serie de desventajas tras la práctica del yoga premamá, se trata de mencionar algunas contraindicaciones del yoga, para evitar lesiones en el cuerpo de la mujer o afectar la salud del bebé.

Lo primordial es evitar poses que causen sobreesfuerzo, como las torsiones de yoga, puente de yoga, postura de vela de yoga, giro pronunciado, acostarse sobre la espalda y posturas boca abajo. Asimismo, no es prudente comprimir ni estirar en exceso la región abdominal. En este sentido, aparte del yoga para embarazadas, también se recomienda el hatha yoga, debido a la seguridad ofrecida por sus poses.

Finalmente, evita la práctica del Bikram yoga, ya que esta es una modalidad caracterizada por realizarse en una habitación con temperatura de 40°C, para conseguir una eficaz quema de calorías. Dicho calor es perjudicial para la madre, generando en ella deshidratación y dificultad para respirar.

Podemos concluir que el yoga durante el proceso de embarazo es de gran importancia para la mujer, pero debes documentarte acerca del tema antes de iniciar este tipo de ejercicios guiados. 

Igualmente, recuerda asistir a clases con un profesional, que te explique detalladamente el proceso de respiración y cada una de las posturas. Para las sesiones de ejercicio, adquiere una alfombra de yoga, un paño de algodón, cojines y una botella con hidratación. Además, puedes colocar al lado del volante o en el parabrisas un soporte GPS para coche, a fin de que puedas monitorear con facilidad la ruta y llegar cada día a la clase de yoga.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments