¿Cómo gestionar los celos entre hermanos?

Última actualización: 05.03.21

 

Los celos entre hermanos muchas veces son inevitables, pues para los pequeños puede ser difícil entender y procesar sus emociones, especialmente cuando hay cambios en su cotidianidad. No obstante, existen formas de lidiar con estos sentimientos y ayudar a los niños a gestionarlos efectivamente para lograr una sana convivencia.

 

La llegada de un nuevo bebé a la familia suele ser un acontecimiento de gran felicidad. Padres, tíos y abuelos se encuentran a la expectativa del nacimiento del pequeño y contando los días para poder conocerlo. No obstante, hay personitas que, en muchas ocasiones, no suelen compartir la felicidad del resto por el nuevo bebé. Estos son los hermanos, especialmente aquellos que están en edades entre los 2 y 5 años, aproximadamente.

Es difícil compartir la atención cuando estás acostumbrado a tenerla de forma exclusiva y, aunque cuando existe una diferencia de edad considerable los hermanos mayores no son tan celosos, los de menor edad podrían tener un proceso más difícil al lidiar con sus emociones.

Los celos infantiles son bastante comunes, por lo tanto, no hay que alarmarse. Sin embargo, es necesario que los padres sepan cómo gestionar los celos para que los niños sean más receptivos a sus hermanos pequeños cuando estos nazcan, e incluso durante su crecimiento. Para esto, primeramente, hay que comprender de dónde vienen estos sentimientos y empatizar con los niños, los cuales no tienen la madurez emocional para analizar las cosas como lo haría un adulto.

¿Por qué se produce este sentimiento en los niños?

Aunque los celos, la mayor parte del tiempo, se dan cuando llega un nuevo bebé a la familia, es necesario que sepas que este no siempre es el caso.

Cuando un niño comienza a sentir celos de su hermano, sin importar la edad de este, es porque ha ocurrido un cambio entre ellos o en la forma en la que los demás interactúan con ellos. Por esa razón, siempre es bueno prestar atención a las actitudes de los pequeños y reconocer los pequeños cambios que puedan darse en su forma de actuar.

Si se trata de un nuevo bebé, el proceso psicológico de los niños celosos es el siguiente: “He sido reemplazado”. El bebé ahora es el centro de atención, obtiene mayor cantidad de cuidados y ha ocupado el lugar que, antes de su llegada, pertenecía al hermano mayor.

Sin embargo, si los celos se dan después, es posible que el niño se sienta desplazado por otras causas. Por ejemplo, el que un hermano saque mejores notas escolares que el otro y sea objeto de constantes comparativas puede ocasionar este tipo de sentimientos y hasta problemas de autoestima.  De hecho, incluso si no existen comparaciones de este tipo, el niño podría sentirse menos que su hermano cuando no puede hacer algo de la misma forma.

Es trabajo de los padres entonces trabajar en eliminar estos sentimientos de forma efectiva, pero siempre desde la compresión y nunca con reproches. Esto puede ser difícil al ver las rabietas, la agresividad, la regresión de las habilidades del niño y otros síntomas; no obstante, los padres deben mantenerse enfocados en lograr el cambio de la forma más llevadera para el bienestar de sus hijos.

 

¿Cómo quitar los celos?

Al entender a los más pequeños, ya será más fácil ayudarles a superar esta etapa teniendo en mente ciertas claves que ha dejado la gran pedagoga María Montessori para saber cómo combatir los celos entre hermanos.

  1. Jamás hagas comparaciones con tus hijos

Aunque compartan los mismos genes e incluso si son mellizos, a los niños jamás se les debe comparar. Todos somos diferentes, pero igual de especiales.

Nunca compares a los niños, positiva o negativamente, pues podrías terminar afectando su autoestima. Tampoco dejes que otros lo hagan. Esto evitará que los pequeños se vean como rivales.

  1. Ser realistas

La emoción por la llegada del nuevo bebé puede hacer que entremos en un mundo de fantasía, hablando sobre lo mejor que será el mundo cuando el pequeño esté en tus brazos, por ejemplo. Esto puede hacer que el niño se pregunte por qué no era tan fantástico cuando solo estaba él, lo cual indudablemente puede traer inseguridades.

Preséntale al niño la situación de forma realista, sin crear falsas expectativas. Usa lenguaje que pueda entender con facilidad y anímalo a que haga todas las preguntas que desee. De la misma forma, sé igual de realista y reafírmale su valor e importancia como persona. 

  1. Busca formas de que los hermanos compartan

Los hermanos pueden ser los mejores amigos, independientemente de la edad; y una buena forma de ayudarles a crecer en su relación como hermanos es darles la oportunidad de compartir y contar siempre con el otro.

Algo tan sencillo como animarlos a jugar juntos, leerles un libro a ambos antes de dormir, ofrecerles tareas hogareñas que deban hacer en conjunto, etc. Este tipo de actividades para trabajar los celos en niños pueden ser efectivas para mejorar la relación.

  1. Permíteles ser independientes

Aunque es positivo animarlos a hacer cosas juntos, los hermanos deben siempre tener la oportunidad de disfrutar de un espacio solos, o de una actividad de forma independiente, por ejemplo.

Los pequeños deben tener siempre libertad de acción, sin requerir la constante compañía de su hermano.

  1. Involucra a los hermanos mayores desde el primer momento

Los celos de un hermano mayor de 4 años o de cualquier edad pueden generarse desde el primer momento que saben que viene un bebé en camino. Por lo tanto, vale la pena no guardarles ningún secreto e involucrarlos en la vida del hermanito inmediatamente.

Habla sobre el embarazo, los meses que deben esperarse para la llegada del bebé, cuál será el rol de cada familiar y, si es posible, darles pequeñas responsabilidades a los pequeños para que vean todo de forma natural. Por ejemplo, elegir la silla de coche del bebé, hablarle a la barriga de mamá de vez en cuando o cualquier cosa que se te ocurra sin que esto se vea como una obligación.

  1. Lidiar con niños que llaman la atención

Cuando un niño hace cosas para llamar la atención es porque desea que lo tomen en cuenta. Por lo tanto, en vez de regañarlo y dejarlo de lado, dale la atención que pide y explícale que no es necesario hacer cosas para llamar la atención, pues sus padres lo aman y están pendientes de todo lo que necesite.

Reflexiona sobre por qué podría haber necesitado llamar la atención e intenta involucrarlo más para evitar que esto vuelva a suceder.

Estas son las recomendaciones del método de Montessori las cuales, desde su aparición, han ayudado a muchos padres a lidiar con los celos entre hermanos y a mejorar la relación entre los niños. Recuerda siempre ponerte en los zapatos del pequeño y resolver los conflictos desde la empatía, la comprensión y el amor. De esta manera siempre será más sencillo solucionar este tipo de rivalidades.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments