Los gases en el embarazo

Última actualización: 05.03.21

 

Una de las molestias inevitables en el embarazo son los gases. Este y otros trastornos digestivos se producen debido a la disminución de los movimientos intestinales y la relajación de los tejidos del sistema digestivo. Si ya estás empezando a experimentar esta situación, aquí te explicamos más sobre cómo se producen y qué remedios puedes usar.

 

Todas las personas tienen gases intestinales, desde los bebés recién nacidos hasta los ancianos, todos experimentan con mayor o menor frecuencia gases estomacales que pueden ser expulsados por la boca como eructos o por el ano como flatulencias.

En el caso de las mujeres, los gases del embarazo del primer trimestre son incómodos, acentuándose a partir del 4to mes de gestación. Sin embargo, hay algunas circunstancias que pueden incidir en un aumento de dichos gases, tales como el consumo excesivo de bebidas gaseosas y azucaradas, frituras o algunos alimentos como el brócoli y la col. 

 

Causas de los gases en el embarazo

Para entender mejor por qué sucede esto, debemos recordar que a partir del segundo trimestre del embarazo el bebé comienza a crecer. Por ende, el útero se expande, ejerciendo presión en el estómago, al mismo tiempo que lo desplaza hacia arriba. En esta etapa los niveles de progesterona en la sangre aumentan, así como el de los suplementos de hierro, por lo que todo esto deriva en la acidez estomacal, los gases y el estreñimiento. 

Ahora bien, los gases se producen en el sistema digestivo por la ingesta de aire y cuando la comida no digerida es descompuesta en el intestino grueso por las bacterias. 

Sin duda, estos resultan una gran incomodidad para cualquier mujer embarazada, pues al tener muchos gases la frecuencia de los eructos y flatulencias aumenta. Raramente, esta condición representa algún riesgo para el bebé, pues no es común tener dolor por gases ni otros síntomas alarmantes. En todo caso, si sientes que algo está fuera de lo normal no dudes en consultar con tu médico tratante.

 

¿Cómo eliminar los gases?

Es probable que en tu familia te hayan comentado sobre los remedios caseros para los gases que tu abuela usaba, como el té de anís verde o de hinojo. Pero, cuidado con estas infusiones para los gases, pues deben tomarse con moderación, ya que no existe un fundamento científico que respalde su uso para aliviar este problema digestivo. Aun así, se han utilizado durante generaciones.

Manzanilla inofensiva

Otra de las hierbas para los gases más usadas e inocuas es la manzanilla, así que puedes tomar un té de manzanilla para aliviar diferentes trastornos digestivos durante el embarazo y también te ayudará a relajarte un poco. Asimismo, el té de jengibre es una de las infusiones para vientre hinchado más usadas, siendo adecuada también durante el embarazo, pero sin que su consumo sea excesivo. 

Es importante destacar que bajo ninguna circunstancia se pueden usar aceites esenciales de estas hierbas durante el embarazo, ya que son neurotóxicos y/o oxitócicos e inducen los movimientos del útero.

Por otro lado, aunque algunas hierbas no puedan ser usadas para tomar infusiones durante el embarazo, como la salvia o romero, sí pueden usarse para condimentar las comidas, pues las cantidades son menores y menos concentradas que en los tés. 

Remedios naturales para los gases

En casa puedes preparar algunos remedios fáciles que pueden ayudarte a expulsar los gases sin dificultad. Uno de ellos es con las ciruelas secas, que por su alto contenido de fibra evitan el estreñimiento y, a su vez, ayudan a reducir los gases. 

Se aconseja dejar macerando tres ciruelas secas en un vaso de agua durante toda la noche, o 12 horas, y tomar esta mezcla en ayunas. Su efectividad en mejorar el tránsito intestinal se notará rápidamente y verás como expulsas los gases sin dolor.

Por otro lado, el té de piperita también es recomendado para estos casos. Solo debes agregar 2 g de hojas frescas de esta menta en una taza de agua hirviendo y dejar reposar durante 10 minutos. Puedes beber este té después de las comidas y también alternarlo con el de manzanilla y anís verde hasta que los síntomas mejoren. 

Actividad física

De igual forma, existen algunas posturas para eliminar gases, como ponerte de pie y estirar los brazos, que aliviarán esta condición. También es importante evitar tumbarte en la cama después de comer. Lo más aconsejable es mantenerse sentada y erguida unos 15 o 30 minutos posteriores a la comida. Puedes usar una almohada para embarazo para sentarte cómoda, sin tener que recostarte. 

Otra recomendación que realizan los especialistas es evitar el sedentarismo durante esta etapa, especialmente en los últimos meses. Por tanto, según tus capacidades, puedes realizar caminatas diarias de 30 minutos, esto te ayudará a permanecer en movimiento, incluyendo tu sistema digestivo, para favorecer la expulsión de ventosidades o eructos. 

Y si te sientes tentada a usar bicarbonato para los gases, debes saber que su consumo durante el embarazo está contraindicado. Ya que su alto contenido de sodio puede aumentar el riesgo de sufrir hipertensión arterial en la gestación así como retención de líquidos.

En consecuencia, si ninguno de los remedios naturales que te indicamos anteriormente te ayuda, puedes consultar a tu ginecólogo para que te indique qué tomar para los gases, así evitas automedicarte o combinar hierbas que puedan empeorar los síntomas. 

¿Cómo evitar los gases?

Si bien no existe una fórmula mágica y definitiva para evitar los gases, algunos hábitos durante tu embarazo pueden evitarte sufrir por cuenta de estos. Pudiéramos decir que elimines los alimentos flatulentos como el brócoli, la col o el coliflor, pero los beneficios directos de estas verduras, por su aporte de ácido fólico y antioxidantes, son mayores, situación que nos hacen ver a los gases como nimiedades.

Por otro lado, lo que sí puedes evitar son las comidas copiosas y abundantes, con frituras y bebidas azucaradas. En su lugar, te recomendamos aumentar el consumo de frutas y alimentos que no producen gases e inflamación tales como piña, kiwi y papaya, que contienen enzimas proteolíticas e inhiben la formación de gases, comer más pan integral y alimentos ricos en fibra.

Asimismo, consumir yogurt con frecuencia aporta probióticos y mejorará el funcionamiento digestivo. En cuanto a la cantidad de comida, puedes hacer varias tomas al día, distribuyendo las porciones y manteniendo una dieta equilibrada que aporte nutrientes, vitaminas y minerales para el normal desarrollo del bebé. 

También puedes evitar hablar mientras masticas y prescindir del chicle, para que no te llenes de aire. De igual forma, es importante consumir bastante líquido a diario y realizar una actividad física acorde a tu etapa de embarazo para mantener tu organismo en movimiento. 

Con estos simples consejos puedes hacer más llevadera esta etapa y tener el control sobre los trastornos digestivos tan comunes en las mujeres embarazadas. Al final, después de dar a luz, todo volverá a la normalidad, o por lo menos lo que se refiere a los gases estomacales. 

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments