32 semanas de embarazo

Última actualización: 16.01.22

 

A 32 semanas de embarazo, la madre ha pasado por diferentes etapas y un periodo de preparación muy largo. Sin embargo, faltan varias semanas para que, finalmente, el bebé conozca el mundo que le rodea y el rostro de quien lo ha llevado en su seno. A estas alturas, el cuerpo sufre grandes cambios y se mantiene alerta.

 

Ha terminado la semana 31 de embarazo y los cambios no dejan de ocurrir en el cuerpo de la madre y del bebé. La barriga es cada vez más evidente y es necesario buscar nuevas posturas para dormir, conducir con comodidad y realizar las labores cotidianas que hasta hace unos días no representaban ningún reto.

 

¿Qué cambios hay en el bebé?

Para el pequeño bebé de 32 semanas de embarazo, la etapa de formación ha terminado y emprende una nueva fase, destinada a madurar sus órganos y prepararse para salir al mundo. El sistema que más cambios presentará, a partir de ahora, es el respiratorio, que producirá surfactante de calidad para asegurar la respiración correcta del bebé

Para que tengas una mejor idea de lo mucho que ha crecido tu bebé, debes saber que mide aproximadamente 43 cm. Por otro lado, el peso del feto de 32 semanas está muy cerca de los 2 kilogramos y sus facciones son muy similares a las que tendrá al nacer, algo que podrás apreciar en una ecografía 3D.

Aunque no se considera de ninguna manera ideal que tu bebé nazca en este momento, se estima que en esta semana ya tiene una alta probabilidad de sobrevivir recibiendo atención médica especializada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que aún se le consideraría como un bebé prematuro de 32 semanas, muy frágil y susceptible.

En este momento, su desarrollo cerebral es notable y se cree que puede, incluso, almacenar recuerdos, pensar y soñar. Mientras que, por otro lado, aún tiene espacio para flotar dentro de la madre y cambiar de posición con frecuencia, quedando de cabeza hacia abajo, para después volver a presentarse con la cabeza hacia arriba.

Como preparación al nacimiento, el diafragma se fortalece provocando pequeños espasmos, mejor conocidos como hipo. En este sentido, el hipo del bebé en el embarazo es normal y, aunque la madre lo perciba claramente y con frecuencia, no hay de qué preocuparse.

¿Qué cambios hay en la madre?

En esta etapa, el incremento de peso, tanto de la madre como del bebé, se aceleran. En promedio, a partir de ahora, la madre puede aumentar hasta 500 gramos por semana, por lo que muchas mujeres se sienten ansiosas y preocupadas por mantenerse dentro de los parámetros que se establecen como saludables. Si tienes dudas en relación a los kilos que has ganado, puedes consultar una calculadora de peso de embarazo para tener una idea más clara de lo que se considera normal. 

De manera general, podemos decir que se estipula que la ganancia de peso en este momento debería ser de 6 kilos en total, comparando con el peso inicial al comenzar el embarazo. Si es mayor, no deberás ponerte a dieta sin consultarlo con tu médico, ya que podrías poner en riesgo tu salud y la del bebé. 

Ya que hablamos de alimentación, conviene hacer énfasis en que deberás vigilar tu ingesta de alimentos nutritivos y las porciones para que sean las adecuadas, así como incluir alimentos ricos en calcio en esta etapa, ya que el bebé lo necesita para formar sus huesos, pero tú también lo requieres para evitar el debilitamiento excesivo de la estructura ósea y las piezas dentales.

Un embarazo en la semana 32 puede caracterizarse, además, por el inicio de actividad en la producción de leche. Las glándulas mamarias han sido estimuladas en muchas mujeres hasta el punto de comenzar a secretar un flujo claro. Esto solo es un indicador de que el cuerpo está preparándose para asumir el proceso de lactancia con éxito.

Algunas incomodidades en esta etapa están relacionadas con la presión que se ejerce sobre algunos nervios, lo que se provoca debido a la retención de líquidos. Debido a ello, podría presentarse el síndrome del túnel carpiano, una molestia en las manos que se acentúa al dormir en posiciones incorrectas.

Por otro lado, debido al incremento del tamaño de tu barriga, es posible que tu respiración se haya visto alterada incrementando su frecuencia. En consecuencia, algunas actividades, como subir escaleras o caminar rápidamente, suelen ser más fatigosas y no precisamente por el peso que has ganado, sino por la falta de oxígeno.

Relación de pareja

Como puedes notar, muy lejos ha quedado el embarazo de seis semanas en el que recibiste la buena noticia de que tendrías un bebé. Ahora, falta poco tiempo y es un buen momento para atender a los detalles y comenzar a dejar todo listo para el gran día. Te recomendamos aprovechar estos momentos, en los que aún tienes energía, para disfrutar con tu pareja, ir a cenar juntos y pasear.

En lo relativo a la intimidad, no hay nada que impida la actividad sexual en esta semana, a menos que el médico o especialista opine lo contrario. De hecho, puede ayudar a fortalecer el vínculo entre ambos, algo que necesitaréis de cara a la nueva etapa por llegar, cuando el bebé nazca.

 

¿Qué hacer en esta semana?

En la semana 32 de embarazo, las fotos de estudio pueden ser una buena idea. Te permitirán dejar evidencia de esta bella etapa que podrás recordar junto a tu pareja y, también, será un buen tema de conversación para abordar con tu pequeño hijo en el futuro.

Si aún no has pensado en asistir a alguna sesión de preparación para el parto, este podría ser un buen momento. Dicha preparación te ayudará a lidiar con la ansiedad y a controlar algunos pensamientos que pueden ser abrumadores en relación al parto y al inicio de tus actividades como madre. Así, adquirir técnicas de relajación será algo invaluable, de lo que podrás echar mano en pocas semanas.

Tu descanso también es un aspecto importante. Para evitar problemas de circulación en las extremidades inferiores, puedes recostarte y utilizar almohadas para embarazo, con la finalidad de elevar un poco las piernas. 

Como puedes observar, la diferencia entre el embarazo de la semana 31 y el de 32 va más allá de un incremento más notable en tu peso y talla. Solo resta disfrutar y seguir atenta a contribuir con tu propio bienestar y el de tu bebé.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS