15 alimentos que no puede comer una embarazada

Última actualización: 05.03.21

 

Un embarazo saludable depende en gran parte de una alimentación nutritiva de la madre, por lo que esta debe tener una dieta variada y muy completa para satisfacer las necesidades nutricionales propias y las del bebé. Por eso hay prestar mucha atención a los alimentos prohibidos en el embarazo.

 

La idea de hacer una dieta para embarazadas puede mantener al margen ciertos antojos por comidas y alimentos que pueden ser perjudiciales para la madre y el bebé, pues no debemos ignorar que la alimentación en el embarazo es un aspecto clave, por no decir indispensable, para garantizar el óptimo desarrollo del feto y un avance gestacional saludable.

Es por ello que la dieta del embarazo debe enfocarse en cubrir las necesidades nutricionales de ambos, priorizando el consumo de frutas y verduras varias veces al día, una eficiente ingesta proteica y láctea. 

Esto te lo explicará mejor tu médico, ya que después de tener el positivo en tu test de embarazo el siguiente paso es buscar tu proveedor de salud para iniciar el cuidado prenatal

Pero, de forma general, podemos enumerar algunos alimentos que puede comer una embarazada. 

 

Dieta en el embarazo

  1. Alimentos de origen vegetal: frutas y verduras, especialmente frutas ricas en vitamina C como la naranja y verduras de hojas verdes como la espinaca y la lechuga.
  2. Legumbres y cereales, que aportan energía y fibra como también lo hacen los hidratos de carbono.
  3. Carne, pescado y productos lácteos por ser ricos en hierro y calcio.

Todos estos grupos de alimentos forman parte de una alimentación nutritiva y balanceada, la cual debe tenerse antes del embarazo, mantenerse durante y después de la gestación, porque también ayudará a enriquecer la lactancia materna.

Alimentos a evitar en el embarazo

También es importante conocer aquellos alimentos que no pueden comer las embarazadas, para evitar sucumbir ante ellos cuando se tenga un antojo.

Para empezar, existen algunos alimentos prohibidos en el embarazo de primer trimestre como el sushi o cualquier otro tipo de carne cruda, incluyendo los embutidos ahumados.

La razón se debe a las bacterias y parásitos que pueden estar presentes en los alimentos crudos. Algunos de ellos no afectan directamente al feto, pero producen en la madre trastornos gastrointestinales como diarrea y vómitos, que conllevan a una deshidratación que puede perjudicar a ambos.

Por otro lado, algunos parásitos como el toxoplasma gondii producen infecciones severas en el feto, dejando secuelas en el sistema nervioso central, pérdida auditiva o visual. 

Muchas mujeres se preguntan si las embarazadas pueden comer mariscos. En este caso, lo ideal es evitar los mariscos crudos o poco cocidos por el riesgo de contraer listeria y anisakis, infecciones por parásitos que se alojan en el tracto digestivo.

Para tener una visión más amplia de los alimentos que se deben evitar en el embarazo, puedes leer la lista que presentamos a continuación de los 15 alimentos prohibidos durante el embarazo, incluyendo bebidas.

 

Lo que NO debes comer en el embarazo… ni beber

1. Pescado crudo

Los pescados que son preparados crudos, como en el sushi, tienen más probabilidades de contener bacterias y parásitos si no han sido refrigerados correctamente. Así que evita comer ceviche, carpaccio de pescado o salmón ahumado para reducir los riesgos de contraer infecciones por anisakis. También se aconseja no comer pescados grandes, pues el contenido de mercurio en estos es mayor, así que una alternativa es comer bacalao en el embarazo, sardina, pescadilla, entre otros que sean pequeños y estén bien cocidos.

2. Carne cruda

Cualquier carne se debe cocinar correctamente, sin que queden rastros de sangres ni áreas rosadas, sin importar de cuál animal sea. Aún así, debes tener especial cuidado con la carne bovina y no comerla cruda para evitar contraer toxoplasmosis. Más arriba comentamos que la infección por este parásito puede causar problemas irremediables en el feto, incluyendo ceguera, epilepsia, entre otros.

3. Lácteos sin pasteurizar

La leche cruda, quesos sin pasteurizar y mohosos presentan mayor riesgo de contener bacterias como la Listeria, que se encuentra en los alimentos crudos y que pueden producir aborto espontáneo, diferentes infecciones digestivas y hasta la muerte del recién nacido. Durante el embarazo los quesos prohibidos son queso brie, gorgonzola, roquefort, camembert y queso feta. En cambio, puedes comer con toda seguridad queso cheddar, parmesano y mozzarella. También, queso crema, requesón y queso rebanado.

4. Mariscos crudos

El riesgo es el mismo que con los pescados sin cocción, así que evita comer ostras y mariscos crudos, pues reducirás el riesgo de intoxicaciones que pueden poner en peligro tu vida y la del bebé.

5. Patés

Los patés hechos en casa no han sido refrigerados correctamente, lo mismo sucede con algunas carnes untables que pueden estar infectadas con listeria, así que es mejor prevenir que pasar un mal rato con infecciones gastrointestinales. 

6. Embutidos y jamón

Estos alimentos también pueden estar contaminados con Toxoplasma Gondii y ya conoces todos los efectos negativos que este parásito tiene sobre el feto, así que evita el consumo de embutidos en el embarazo, especialmente los productos elaborados a partir de carne cruda.

7. Huevo crudo

Los huevos no se pueden comer crudos o semicrudos por el riesgo de contraer salmonella, pues esta bacteria afecta el sistema digestivo, puede producir deshidratación severa, meningitis, entre otras enfermedades. También se aconseja evitar alimentos que en su preparación contengan huevos crudos como la salsa holandesa o la mayonesa casera.

8. Algunas infusiones

Son varias las hierbas que no se pueden tomar como infusiones durante el embarazo, ya que estimulan los movimientos uterinos y hasta pueden desencadenar en un aborto o parto prematuro. Algunas de ellas son ruda, eucalipto, menta, anís, salvia, Té ginkgo biloba y la lista es más larga. Por el contrario, puedes tomar manzanilla esporádicamente para relajarte un poco o un té de jengibre para calmar las náuseas. 

9. Verduras sin desinfectar

Todos los alimentos deben lavarse muy bien antes de ser consumidos, especialmente las verduras y frutas. Asimismo, deben mantenerse los cuidados necesarios con los utensilios para evitar la contaminación cruzada y su contacto con carne cruda y otros alimentos. 

No obstante, queremos enfatizar que comer verduras durante la gestación es muy importante, porque representa una fuente importante de hierro, vitamina C, ácido fólico, entre otros nutrientes. Por ello, muchos médicos aconsejan, por ejemplo, comer espárragos en el embarazo, ya que estos tienen propiedades probióticas, aportan antioxidantes, minerales como el potasio, vitamina E, entre otros. 

10. Germinados

Los germinados crudos y brotes están propensos a la contaminación por bacterias como E. Colli o salmonella. Por ello, debes evitar comer alfalfa, soja, rábano o trébol, a menos que los cocines bien para reducir cualquier riesgo de contaminación e infección. 

11. Café 

El exceso de cafeína puede aumentar los riesgos de sufrir un aborto, así que intenta tomar una taza pequeña por día o evitar completamente su consumo. La cafeína como principal activo de esta bebida puede afectar el peso del bebé, producir diabetes o deficiencias cardíacas. También, debes recordar que la cafeína está presente en otros alimentos y bebidas, así que debes cuidar el consumo de chocolate en el embarazo, así como el té verde, entre otros.

12. Refrescos, energizantes y bebidas azucaradas

Tomar coca cola en el embarazo no es saludable. El exceso de azúcar en estas y otras bebidas gaseosas predispone a la madre a sufrir diabetes gestacional. Además, las bebidas azucaradas, gaseosas y energizantes contienen cafeína en distintas proporciones y ya hablamos de lo perjudicial que es este componente. Si quieres una bebida refrescante puedes probar agua con limón en el embarazo, pues sus beneficios son numerosos. Empezamos por el aumento de las defensas, debido a su contenido de vitamina C, por tanto ayuda a prevenir el resfriado y la gripe. También funciona como una bebida desintoxicante que mejora la función del hígado, estimula la digestión y reduce los niveles de hipertensión. 

13. Alcohol

Las bebidas alcohólicas son dañinas para el desarrollo del bebé, así que deben evitarse porque de lo contrario existe el riesgo de aborto, muerte fetal, defectos en el corazón, retraso mental, entre otros.

14. Alimentos procesados

Comer alimentos procesados, bollería y platos preparados significa introducir más sal, grasa, calorías y azúcares refinados en tu dieta. Por ende, disminuye los valores nutritivos de otros alimentos, puede producir diabetes gestacional y afectar el aumento de peso de la madre. De igual forma, puede afectar el peso del bebé, produciendo obesidad.

Así que lo mejor es optar por alimentos frescos, frutas y verduras, endulzantes naturales y reducir las comidas industrializadas. En este sentido, usar miel en el embarazo es beneficioso por su alto valor energético, contenido de ácido fólico y aporte de vitaminas.

Asimismo, reiteramos la importancia de comer frutas, especialmente aquellas que tienen beneficios directos en el feto. Tal es el caso de la piña en el embarazo, cuyo contenido de vitamina C favorece la formación de colágeno necesaria para el crecimiento del feto y sus estructuras, así como su desarrollo neurológico.

15. Sal y condimentos

El consumo elevado de sal y condimentos ricos en sodio puede alterar la presión arterial en las embarazadas, favorecer la retención de líquido y desencadenar preeclampsia. Por tanto, debes cuidar la cantidad de sal que colocas en tus comidas y a la hora de condimentar puedes usar aceite de oliva y limón para aderezar ensaladas.  

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments