Primera semana de embarazo y los síntomas

Última actualización: 12.05.21

 

En las primeras semanas de embarazo, el feto apenas parece una semilla de amapola. La futura madre ni se ha dado cuenta de que está embarazada. Pero, desde el momento de la fecundación se inician los cambios en el cuerpo de la mujer que se prepara para 9 meses de gestación y nuevas experiencias. 

 

Conocer la evolución semana a semana de tu embarazo es fascinante, porque podrás identificar en qué fase de crecimiento se encuentra tu bebé, así como aprender sobre los síntomas del embarazo en el primer mes, además de otros signos que se presentan en cada etapa de la gestación. 

En primer lugar se debe aclarar un aspecto importante: se considera que el inicio del embarazo es el primer día de la última menstruación, es decir, el inicio de tu regla, tiempo en el que todavía no existe fecundación. 

En segundo lugar, la concepción se produce dos semanas después, en la fase de ovulación, pues en estos días se forma la membrana del útero conocida como endometrio, que es el lugar en donde se implantará el óvulo fecundado. 

Obviamente, en esta etapa ni siquiera los tests de embarazo (puedes encontrar en este enlace algunas opciones para comprar) de detección temprana te darán un positivo, pues la fecundación no se ha producido aún. Pero, si has estado planificando tu embarazo, bien puedes prepararte unos meses antes tomando ácido fólico, conservando una dieta saludable y practicando ejercicio regularmente. Estar en forma será beneficioso para el desarrollo y evolución del embarazo. 

 

Si ocurre la concepción ¿Se puede percibir algún cambio?

Ahora bien, una vez que se haya producido la fertilización e implantación del óvulo fecundado, se inician cambios fisiológicos, metabólicos y físicos en la futura madre. Por tanto, podemos decir que aún en la primera semana de embarazo hay síntomas y signos. Una de las primeras señales que pueden presentarse en muchas mujeres durante la implantación del óvulo son pinchazos en el área abdominal. Aunque no existe evidencia científica que corrobore que estos pinchazos son señales de la implantación exitosa, son muchos los comentarios de mujeres embarazadas que afirman haber sentido dolores ligeros en el abdomen, siendo considerados en la cultura popular como síntomas del embarazo en la primera semana.

Por otro lado, hay casos de mujeres que solo se dan cuenta del embarazo cuando ya tienen varias semanas de retraso en la menstruación y al hacerse un test pueden corroborar sus sospechas.

De igual forma, los mareos en el embarazo son de los síntomas más comunes que tienen la mayoría de las mujeres. Las náuseas en la primera semana de embarazo, somnolencia y molestias intestinales también son frecuentes.

Embarazo: Un mismo estado, diferentes experiencias

Después de haber mencionado algunos de los cambios iniciales derivados de fecundación, no es de extrañar que una mujer pregunte: En la primera semana de embarazo, ¿qué se siente?. Esto es aún más común en el caso de mujeres que están en un proceso de fertilización o planificación de embarazo, por lo que se mantienen a la espera de un resultado positivo y quieren saber qué van a sentir durante los primeros días del embarazo.

Como todos sabemos, cada organismo es diferente, por lo tanto los síntomas en la primera semana de embarazo pueden variar de una mujer a otra. En consecuencia, pueden presentarse ciertos signos comunes en las embarazadas, siendo más intensos o leves en cada mujer. 

Las náuseas, mayor sensibilidad del olfato, antojos, cansancio, dolores en los senos y ganas de orinar con más frecuencia son algunos de los síntomas comunes del embarazo en los primeros 15 días. Tales incomodidades deben comunicarse en la primera consulta con el ginecólogo. 

Esta visita al doctor es de suma importancia para recibir todas las recomendaciones médicas, indicaciones de suplementos y cuidados que se deben tener para una gestación saludable.

 

¿Qué ver en la ecografía de la 1a semana de embarazo?

Efectivamente, en la primera consulta ginecológica el médico puede realizar una ecografía. Para esta fecha, ya se habrá producido la gestación, pues recordemos que en la primera semana de embarazo aún no hay nada que indique la presencia del bebé.

Pero, en esta visita inicial al médico, cuando ya se ha confirmado el embarazo con un test rápido o una prueba de laboratorio, la ecografía mostrará si hay uno, dos o más embriones. Asimismo, ayudará a determinar el tiempo aproximado de gestación para establecer una fecha probable de parto

Generalmente, dicha ecografía se realiza entre la cuarta y sexta semana de gestación. Incluso, algunos médicos la indican antes de las 10 semanas. Suele realizarse por vía intravaginal y muestra un embrión que no mide más de 2 mm.  

También, permite ver en qué lugar se ha situado la placenta y en muchos casos es posible detectar el latido del corazón del embrión. De igual forma, en esta primera ecografía se puede observar si existe alguna anomalía, como es el caso del embarazo ectópico o extrauterino, el cual debe interrumpirse a la brevedad, ya que no será una gestación viable.  

Apoyo emocional desde el inicio de la gestación

Si después de visitar al doctor ya has confirmado el diagnóstico y te han dicho que todo marcha bien en el incipiente embarazo, llegó el momento de sentarte, relajarte, y drenar todas tus emociones. 

Desde el inicio del embarazo podrás experimentar un estado emocional inestable, ganas de reír, de llorar, te irritas fácilmente, nervios, cambios de actitud y mucho más. Todo esto es normal y completamente comprensible.

Enfócate en cuidar tu alimentación, mantener hábitos saludables, practicar algunas actividades recreativas o que te permitan relajarte para evitar las sobrecargas emocionales. Busca comunidades de embarazadas para asistir a sus reuniones, sentirte apoyada y comprendida por otras mujeres que están viviendo lo mismo que tú.

De igual manera, la asesoría con doulas también puede ayudarte, preparándote para todos los cambios que se van a experimentar en cada etapa del embarazo, así como para el nacimiento del bebé. Asimismo, involucrar a tu pareja en todo este proceso también será beneficioso para ti y para el desarrollo emocional del pequeño que crece en tu vientre.

En conclusión, desde la semana 1 de embarazo es muy importante cuidar tu salud física y mental para estar preparada para una de las mejores experiencias de tu vida: convertirte en madre. Así que no dudes en buscar apoyo de amigos, familiares y conocidos para disfrutar de esta hermosa etapa, pues aunque te embaraces más de una vez, cada gestación es única y especial a su modo.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments