Consejos de seguridad para los bebés en el hogar

Última actualización: 03.10.22

 

La curiosidad de los bebés es infinita. En su afán de descubrir el mundo que les rodea, empiezan a gatear, a explorar toda la casa y a tocar, manipular e incluso meterse en la boca cualquier cosa que encuentren a su paso. Por eso, es imprescindible tomar una serie de medidas de seguridad en casa destinadas a que esta fase no suponga un riesgo para ellos.

 

El afán de descubrimiento de los niños durante sus primeros meses de vida es insaciable. Algo para lo que no tienen problemas en manipular y tocar todo lo que les rodea, sin ser conscientes de los riesgos que ello supone. Y es que, incluso en un espacio tan seguro como es nuestra casa, cualquier objeto cotidiano puede convertirse en una amenaza para su seguridad.

No obstante, la realidad no es tan compleja como puede parecer, tras esta presentación. Si tomamos las medidas de protección necesarias, esos riesgos estarán siempre bajo control. Si no sabes por dónde empezar, te dejamos nuestros consejos, que te harán más fácil esta tarea. Algo para lo que los hemos organizado por estancias, facilitando así su lectura.

 

En la cocina

Considerando que la cocina es un lugar de riesgo para los adultos, es obvio que también lo es para los más pequeños. A fin de cuentas, hablamos de una estancia en la que hay cosas que cortan, que pinchan o que queman, sin olvidarnos de la presencia habitual de los productos de limpieza.

Para evitar problemas en esta zona, es importante mantener toda herramienta cortante o peligrosa fuera del alcance de los niños. Un cometido en el que ayudan los cierres para cajones y armarios, al impedir el acceso indebido a estos espacios llenos de objetos peligrosos. No obstante, también es importante no dejar los utensilios sobre las encimeras, en el fregadero o en el lavavajillas.

También es necesario colocar todos los recipientes calientes en la zona más interior de la encimera o de la placa de cocina, para que nuestro bebé no los toque accidentalmente. Como último detalle, no te olvides de usar los seguros infantiles que incluyen diversos electrodomésticos, como la placa de cocina, el horno o el lavavajillas. Con ellos impedirás su activación imprevista, así como los riesgos que ello supone.

 

En el salón comedor

Aunque esta habitación no es tan peligrosa como otras, en ella sigue habiendo riesgos. Uno de ellos tiene que ver con la presencia de esquinas y bordes de muebles situados a una altura peligrosa. Algo que podemos encontrar en elementos como un mueble de TV de madera, de perfil bajo, una mesa de centro o una de comedor. Para eliminar el riesgo, basta con recurrir a un protector de bordes y esquinas, con el que cubrir estas zonas con una espuma suave y segura.

También es importante tener cuidado con las superficies de cristal, que muchos de los muebles del salón incluyen. Estos deben tener un buen grosor y estar a una distancia que impida que los niños puedan romperlos. Finalmente, no te olvides de mantener la seguridad de los aparatos eléctricos de la sala, así como de los enchufes de la estancia. Mantén las regletas siempre fuera de su alcance y añade protectores de enchufes allí donde sea necesario.

 

En el baño

Esta es otra de las estancias más peligrosas de la casa, junto con la cocina. Aquí los riesgos se centran tanto en la presencia de agua como en los medicamentos y cosméticos que solemos almacenar aquí. Para la primera cuestión, es clave vaciar la bañera cuando no se use, mantener los suelos limpios y utilizar elementos para impedir la apertura de los grifos.

Respecto de los cosméticos y medicamentos, estos deben almacenarse en un lugar seguro y fuera del alcance de los más pequeños. También se recomienda no tomar medicamentos delante de los bebés, pues tienden a imitar todos nuestros comportamientos. Finalmente, también puedes aplicar las soluciones que ya hemos comentado para mantener los armarios cerrados, así como para reducir los riesgos asociados a la presencia de bordes y esquinas en los muebles del baño.

En el jardín

Salimos de nuestro hogar para echar un vistazo a las medidas de seguridad necesarias en el jardín. Aquí, la zona más peligrosa es la piscina. Para evitar riesgos, se recomienda instalar vallas perimetrales, que impidan el acceso a su interior, o bien alarmas de movimiento, que avisen en caso de un acceso no deseado al agua.

Respecto de los muebles de jardín, todo lo que hemos comentado para el resto de mobiliario del hogar se aplica aquí en cuanto a bordes, esquinas o elementos de cristal. Lo mismo ocurre si tienes una barbacoa o un cobertizo, donde guardas las herramientas y los químicos para el cuidado del jardín. Mantén a tu pequeño alejado de estas zonas y usa armarios cerrados para almacenar todos los objetos peligrosos.

 

Otros consejos generales

Para completar este artículo, te dejamos algunos consejos generales. Entre ellos, tenemos el no dejar al alcance de los niños objetos que puedan ser peligrosos o que, por su tamaño, puedan ser ingeridos accidentalmente. Todo debe estar siempre bien guardado, incluyendo las bolsas de plástico.

Si la vivienda tiene escaleras, conviene colocar barreras de seguridad, que impidan el acceso del pequeño y una posible caída. Tampoco podemos olvidar los balcones y las ventanas. Es fundamental que no haya mesas u otros elementos sobre los que los bebés puedan subirse y asomarse por ellas. 

Finalmente, en caso de que tengas alfombras en casa, es importante fijar las mismas correctamente al suelo mediante elementos antideslizantes o retirarlas de tu hogar si no quedan bien fijadas al suelo. Pensemos que una alfombra mal colocada o con los bordes elevados puede causar una caída.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS