Juguetes ecológicos: Un viaje al mundo del desarrollo sostenible

Última actualización: 24.06.24

 

La vida moderna como la conocemos está a punto de experimentar un cambio significativo. Si nos detenemos a observar un momento la gran cantidad de desechos que generan los juguetes para niños llegaremos a la conclusión de que existe un problema que requiere atenderse a la brevedad.

 

En el mundo de hoy, los problemas ambientales son cada vez más graves. La producción industrial, la extensión de las zonas urbanas y muchas otras cosas, cuyo desarrollo particularmente intenso tuvo lugar en el siglo XX, han dejado una huella innegable. 

Todo ello, además de contribuir a nuestra comodidad, también ha generado diversos problemas. Tales como la contaminación del aire, el envenenamiento del suelo y muchos más.  Con la mayoría de éstos, la humanidad ha estado luchando activamente en los últimos años. Sin embargo, aún falta mucho por hacer. 

Por ejemplo, hay que destacar que existe una gran producción no ecológica de juguetes de plástico, los cuales cada año contaminan el medio ambiente y son difíciles de reciclar. En este sentido, TickiT ofrece una amplia gama de juguetes fabricados con materiales respetuosos con el medio ambiente y que satisfacen a todos los gustos. Siendo así, podemos decir que la nueva generación apuesta por un consumo razonable y sostenible.

Según el sitio GreenMatters, por cada millón de ingresos que se generan solo en la industria del juguete estadounidense hay aproximadamente cuarenta toneladas de plástico. Los bloques de construcción,  muñecas y mucho más, son todos productos de plástico cuya descomposición requiere cientos de años. Además, a este dato hay que añadir que aproximadamente el 80% de los juguetes terminan en los vertederos.

Esto es extremadamente perjudicial para el medio ambiente, ya que la mayoría de los productos terminarán contaminando el suelo o formando parte de las famosas islas de basura en el océano.

 

Juguetes de plástico, una amenaza potencialmente peligrosa

Con el desarrollo de la industria del siglo XX, los juguetes de plástico se volvieron más asequibles para el consumidor general que los de madera o metal. Esto también contribuyó a que el número de juguetes por niño fuera notablemente mayor que el que existía en décadas pasadas. En consecuencia, los niños de hoy suelen estar expuestos a una mayor cantidad de plásticos en su día a día. 

Sin embargo, los juguetes de plástico son potencialmente más peligrosos. Más allá de la ingesta accidental y de los casos de asfixia reportados cada año existen otros problemas de salud relacionados con ellos.

Algunos tipos de plástico, por su composición química, son potencialmente peligrosos para los niños. Los científicos cuentan que pueden dañar el desarrollo general del niño, así como su sistema reproductivo y causar otros problemas de salud de amplio espectro

Ejemplos de sustancias peligrosas en juguetes:

Los retardantes bromados son una sustancia mineral que supuestamente proporciona protección contra el fuego. Pero aparte de eso, pueden provocar alteraciones endocrinas y causar diversos trastornos de comportamiento en el organismo.

Los ftalatos, por otro lado, son ésteres utilizados para crear plásticos blandos, muy populares en la industria juguetera. Éstos pueden afectar al sistema inmunitario y hormonal, causar problemas reproductivos y daños hepáticos.

Diversos plastificantes: se utilizan como alternativa a los ftalatos, pero son igual de peligrosos. No sólo pueden causar problemas reproductivos, sino también cáncer.

Estos son sólo los ejemplos más “populares” de sustancias nocivas que intervienen en la fabricación de juguetes de plástico. Pero hay muchas más. 

Evidentemente, no tiene sentido pedir el rechazo total del plástico como material para juguetes: es una industria demasiado grande y demasiado atractiva para los niños. Sin embargo, merece la pena garantizar que los niños tengan la oportunidad de acceder a juguetes que sean respetuosos con el medio ambiente; mientras que, por otro lado, es indispensable que el plástico sea reciclado adecuadamente.

 

¿Cómo deshacerse de los juguetes de plástico?

Tarde o temprano, los niños crecerán y es necesario deshacerse de aquellos juguetes con los que no tienen una fuerte conexión emocional. 

Como ya se ha mencionado, la eliminación de los juguetes de plástico es extremadamente problemática. El plástico en sí mismo no es degradable de forma natural y puede almacenarse en el suelo entre 400 y 700 años. Durante todo ese tiempo sus sustancias químicas dañan la tierra de un modo u otro. 

Afortunadamente, en el mundo no tan indiferente de hoy en día, hay varias formas de deshacerse de los juguetes de plástico. Te dejamos algunas alternativas, a continuación.

Puedes llevar los juguetes a reciclar, mediante una sencilla clasificación de residuos. 

Puedes vender  tus juguetes en uno de los muchos mercados de segunda mano en Internet, como ebay o amazon. 

Por último, puedes donar tus juguetes a un orfanato, una iglesia o alguna organización benéfica. No sólo te desharás del juguete viejo, sino que además estarías ayudando a algunas familias.

¿Cuáles son las alternativas a los juguetes de plástico?

En el siglo XX los juguetes de plástico eran mucho más asequibles que los de materiales más tradicionales. Por fortuna, en el mundo actual la producción ya está establecida y hay bastantes empresas que fabrican juguetes asequibles para niños, los cuales están fabricados con materiales respetuosos con el medio ambiente. 

En este contexto, hoy se ha vuelto más sencillo encontrar juguetes didácticos coloridos e ingeniosos, fabricados con materiales como la madera, el metal y las fibras naturales, como el algodón y el bambú, los cuales son resistentes al uso. Además, al ser desechados no contaminan de la misma manera que el plástico, ya que pueden degradarse en un corto periodo de tiempo.

De igual forma, cabe señalar que es tarea de los padres el enseñar a los niños, desde la infancia, a elegir productos que sean respetuosos con el medio ambiente. A la larga, estas acciones contribuirán a mantener el equilibrio y la salud del mundo en el que vivimos.

En conclusión, la generación actual tiene un gran reto en sus manos, ya que debe hacer del mundo un lugar más limpio, lo que se convertirá en beneficio para todos. Además, tendrá que convertir en una de sus mayores prioridades la reducción de los daños causados al medio ambiente.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS